HELICOBACTER PYLORI Y CÁNCER GÁSTRICO

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) participó en un estudio realizado en siete ciudades latinoamericanas con el fin de analizar el riesgo de infección recurrente por Helicobacter pylori, bacteria asociada al desarrollo de cáncer gástrico; posterior a un tratamiento de erradicación.

Por parte del INSP, se incluyó una población de Tapachula, Chiapas, y participaron como investigadores Eduardo Lazcano Ponce y Eduardo Salazar Martínez del Centro de Investigación en Salud Poblacional, así como Rogelio Danis del Centro Regional de Investigación en Salud Pública.

El artículo con los resultados de este estudio se publicó recientemente en JAMA, siglas en inglés de la revista de la Asociación Médica Americana; en ellos se determina que la ubicación geográfica, los factores demográficos, la adherencia al tratamiento inicial y la recurrencia de la infección por H. pylori pueden ser tan importantes como la elección del tipo de tratamiento antibiótico en las intervenciones clínicas para la erradicación de esta bacteria.

Esta intervención, originalmente publicada en Lancet*  y cuyo seguimiento a un año se publica en JAMA**, se justificó dado que hoy en día sabemos que Helicobacter pylori infecta a más de la mitad de la población adulta del mundo, que cepas patógenas de esta bacteria producen infección crónica que se constituye como un factor de riesgo para desarrollar trastornos del tracto gastrointestinal, desde gastritis crónica hasta adenocarcinoma gástrico; también existe la evidencia de su asociación con linfoma gástrico y úlcera péptica. Aunque las tasas de cáncer gástrico están disminuyendo particularmente en países industrializados, se espera que el número de defunciones por cáncer gástrico aumente en las próximas décadas en  América Latina y Asia Oriental.

El estudio incluyó a 1,463 participantes de siete poblaciones de América Latina, de entre 21 y 65 años de edad infectados por H. pylori  e intervenidos por un esquema antibiótico de erradicación; cuya población fue monitoreada a lo largo de 1 año posterior a la intervención. Los participantes se asignaron aleatoriamente a uno de los siguientes esquemas de tratamiento: 1) catorce días de lansoprazol, amoxicilina y claritromicina (terapia triple); 2) cinco días de lansoprazol y amoxicilina, seguido de cinco días de lansoprazol, claritromicina y metronidazol (secuencial) y 3) cinco días de lansoprazol, amoxicilina, claritromicina y metronidazol (concomitante).

El análisis de los resultados sobre el éxito en la erradicación de H. pylori luego de un año para los distintos esquemas de tratamiento se estimó en 80.4% para la terapia triple, 79.8% para la terapia secuencial y 77.8% para la terapia concomitante. La efectividad global fue de 79.3%.

Los autores concluyen en la necesidad de esta clase de investigaciones dado el aumento esperado en la incidencia del cáncer gástrico en América Latina, ya que la infección por H. pylori es el factor de riesgo dominante para este padecimiento y la evidencia concluye que la erradicación de esta bacteria puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer gástrico.

*Lancet 2011 ;378(9790):507-14.
**JAMA. 2013 Feb 13;309(6):578-86.

Para más información, consulta el artículo completo:

Para poder visualizar la información es necesario tener instalado Adobe Reader