DÍA MUNDIAL DE LA TUBERCULOSIS

“La humedad y el frío hacían brotar musgo en sus pulmones”
Boquitas pintadas, Manuel Puig

 

L130325 img1a tuberculosis es una enfermedad ancestral. Sus rastros se pierden en la prehistoria, más allá del 5,000 A.C., se mantienen en el periodo faraónico de los egipcios, en los escritos de Hipócrates y de Galeno, en las “curas” de los reyes taumaturgos en la época medieval, durante las guerras mundiales y llegan hasta nuestros días.

Después del SIDA, la tuberculosis es la segunda causa de muerte por un agente infeccioso a nivel mundial. La tuberculosis, o TB, es una enfermedad contagiosa originada por una bacteria, un bacilo llamado Mycobacterium tuberculosis, que afecta principalmente los pulmones, aunque puede tener manifestaciones fuera de ellos.

Esta enfermedad puede ser latente o activa. La TB latente es aquella que se encuentra en el organismo pero no produce síntomas ni se transmite, mientras que la TB activa sí lo hace. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente, sin que se manifieste, presente síntomas o pueda contagiarse. Estas personas tienen un 10% de riesgo de enfermar de tuberculosis a lo largo de su vida, no obstante, el porcentaje es mayor en población con un sistema inmune debilitado, como ocurre a causa del VIH, la diabetes, la desnutrición y el tabaquismo.

130325 img2Cuando está activa, la tuberculosis más común es la que afecta los pulmones (tuberculosis pulmonar), sin embargo, la bacteria que la produce puede causar infecciones en otras partes del cuerpo, como los ganglios y las meninges.

Los síntomas de la tuberculosis pulmonar activa incluyen tos con flemas (algunas ocasiones con sangre), dolores en el tórax, pérdida de peso, fiebre, debilidad y sudores nocturnos; durante el inicio de la enfermedad, estos síntomas pueden ser muy leves. Por esta razón, muchas veces los pacientes demoran en la búsqueda de atención médica, transmitiendo la enfermedad en ese tiempo: se calcula que durante un año, un enfermo de tuberculosis puede contagiar entre 10 y 15 personas por contacto estrecho.

130325 img3Sin embargo, la tuberculosis es tratable y curable. En México para tratarla se utiliza una  combinación de cuatro antibióticos (isoniacida, rifampicina, pirazinamida y etambutol) tomados bajo la supervisión del personal de salud. Este modelo se denomina Tratamiento Acortado Estrictamente Supervisado y es una de las estrategias que más han funcionado para garantizar la toma de los medicamentos. Además de los antibióticos, el tratamiento debe incluir información, supervisión y apoyo a los pacientes con TB, para que el cumplimiento terapéutico se realice correctamente y no se continúe propagando la enfermedad. Tomando correctamente los medicamentos, la gran mayoría (más del 85%) de los enfermos pueden curarse.

130325 img5Aun cuando la mortalidad por tuberculosis entre 1990 y 2011 bajo un 41%, esta enfermedad sigue teniendo una importante presencia e impacto en la salud. Según la OMS, durante 2011, en todo el mundo 8.7 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1.4 millones murieron por esta causa. En México, de acuerdo con Dirección General de Epidemiología, en 2011 se registraron 19,445 casos de tuberculosis de todas las formas, siendo la tuberculosis pulmonar la más frecuente, con 15,843 casos.

Por su impacto en la salud, económico y social, la investigación sobre tuberculosis tiene una gran importancia para desarrollar estrategias encaminadas a prevenirla y controlarla. En este sentido el Instituto Nacional de Salud Pública cuenta con la Línea de Investigación para la “Prevención y control de la tuberculosis”, en la que se analizan estudios sobre el diagnóstico, el tratamiento, la coinfección de la tuberculosis con VIH y con diabetes, la participación comunitaria en la prevención de la enfermedad,  por mencionar algunos de los proyectos de investigación que desarrolla.

 

 

Fuentes:

  • Helen Bynum, Spitting Blood: The history of tuberculosis, Oxford University Press.
  • Juan Ignacio Carmona, Enfermedad y sociedad en los primeros tiempos modernos, Universidad de Sevilla.
  • NOM-006-SSA2-1993, Para la prevención y control de la tuberculosis en la atención primaria a la salud
  • Tuberculosis, Nota descriptiva N°104 de la OMS.
  • Boletín Epidemiológico #11 Vol. 29, semana 11, de la Dirección General de Epidemiología.