Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña.
El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

La hipertensión arterial o tensión arterial alta es un problema de salud en el que la sangre dentro de las arterias, bombeada desde el corazón hasta los vasos sanguíneos, tiene una presión por arriba de los niveles normales.

La tensión arterial normal en adultos es igual o menor a 120/80 milímetros de mercurio (mmHg). La primera medición (120 mmHg) es la tensión ejercida cuando el corazón se contrae (tensión sistólica) y la segunda medición (80 mmHg) corresponde a la tensión cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Si la medición es igual o superior a 140/90 mmHg se considera que es tensión arterial alta o elevada.

La hipertensión arterial rara vez produce síntomas y por ello en muchos casos no se diagnostica a tiempo. Este padecimiento aumenta el riesgo de desarrollar diversas enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos: insuficiencia cardiaca, enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular (derrame cerebral); así como falla renal, ceguera, deterioro cognitivo y muerte prematura.

¿Cómo prevenir la hipertensión?

Es recomendable medirse la tensión arterial al menos 2 veces en el año y consultar a un médico si esta es elevada. Todos podemos adoptar medidas para reducir la probabilidad de tener hipertensión arterial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda:

  1. Dieta saludable:
    • mantener una nutrición adecuada;
    • reducir la ingesta de sal a menos de 5 g al día (menos de una cucharita cafetera);
    • reducir la ingesta total de grasas saturadas.
  2. Evitar el uso excesivo del alcohol (no más de una bebida al día).
  3. Actividad física:
    • realizar actividad física (caminar, trotar, andar en bicicleta, etc) al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana).
    • mantener un peso normal. Si el peso es excesivo, cada pérdida de 5 kg puede reducir la tensión arterial sistólica entre 2 y 10 puntos.
  4. Abandonar el consumo de tabaco y la exposición a los productos de tabaco.

La hipertensión en México

En el país, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) del 2012, el 31.5% de la población mexicana tienen hipertensión arterial y de éstos, el 47.3% lo desconoce. En otras palabras, de cada 1000 adultos mexicanos, 315 padecen hipertensión y casi la mitad de ellos (148.9) lo desconoce. A medida que se avanza en la edad es más probable que se padezca hipertensión. Según el análisis de la ENSANUT 2012 en los adultos mayores a 60 años la hipertensión fue 3.4 veces más frecuente que en los adultos de 20 a 29 años. También se encontraron 1.3 veces más adultos hipertensos con obesidad (42.3%) que con peso normal (18.5%).

Fuentes
Campos-Nonato I, Hernández-Barrera L, Rojas-Martínez R, Pedroza-Tobías A, Medina-García C, Barquera S. Hipertensión arterial: prevalencia, diagnóstico oportuno, control y tendencias en adultos mexicanos. Salud Publica Mex 2013;55 supl 2:S144-S150.
Organización Mundial de la Salud, Información general sobre la hipertensión en el mundo, 2013
Organización Mundial de la Salud, Preguntas y respuestas sobre la hipertensión. Marzo 2013.

Escribir un comentario



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000