Día Mundial del Paludismo 2016


160425 paludismoomsj“Hoy sabemos que la causa de estas fiebres es el Plasmodium y que la quinina la destruye. El cómo y el porqué todavía queda en el misterio”, apuntaba expectante el Dr. Semeleder F. en un artículo sobre el paludismo publicado en 1900, en la Gaceta Médica de México 1, en el que resumía los últimos avances y retos en el estudio y tratamiento de la enfermedad infecciosa que desde mucho tiempo atrás representaba un gran problema para la salud mundial.

Hoy, en el Día Mundial del Paludismo (celebrado cada 25 de abril), podemos decir que el paludismo está en proceso de ser eliminado. Con el lema “Acabemos con el paludismo para siempre”, la Organización Mundial de la Salud (OMS), nos convoca acelerar la eliminación en los próximos 15 años este padecimiento a través de la reducción de sus  tasas de incidencia y mortalidad en un 90%, eliminar el paludismo en 35 países, como mínimo y prevenir el restablecimiento de la enfermedad en todos los países sin ella.

La reducción del 75% de casos nuevos de paludismo durante los últimos 15 años en 57 de los 106 países afectados por esta enfermedad, así como de la incidencia y mortalidad en 37% y 60%, respectivamente, es el motivante para conseguir la eliminación de la transmisión local de la enfermedad a través de su vector en todos los países para 2030. 2

En el año pasado, Europa registró cero casos de transmisión local de paludismo, por lo que se le considera una zona libre de esta enfermedad por la OMS. En contraste, el África Subsahariana tiene la mayor carga de incidencia y muertes de este padecimiento que también tiene una importante presencia en regiones de similar clima tropical como Asia, Medio Oriente y Latinoamérica, donde Argentina, Paraguay y Costa Rica se encuentran en la etapa de eliminación debido a que desde 2011, 2012 y 2013, respectivamente, han reportado cero casos, de acuerdo con el Informe mundial sobre el paludismo 2015.

Por su parte, México (junto con Belice, República Dominicana, Ecuador y El Salvador) se encuentra en la fase de preeliminación y en 2015 registró 656 casos autóctonos, por debajo del objetivo mundial de 1000 casos por año3.

La OMS reconoce que el avance en la eliminación del paludismo se ha dado principalmente a través de tres acciones efectivas de bajo costo: el uso de mosquiteros tratados con insecticidas, tratamientos combinados basados en la artemisinina y la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual2. Sin embargo, no siempre ha sido de esta manera.

El paludismo ha estado presente en la historia humana desde épocas remotas como en la Antigua Grecia, pues Hipócrates, el padre de la medicina, ya describía la presencia de esta enfermedad a la cual relacionaba con aguas estancadas, hecho que se inscribe en sus denominaciones pues paludismo, del latín, hace referencia a procesos patológicos relacionados con pantanos, al igual que malaria, como también se le conoce, término derivado del italiano que significa “mal aire”. Durante mucho tiempo su tratamiento se limitaba a prácticas ineficaces como sangrías y purgas; fue en el siglo XVII, durante la época de la Colonia en América, cuando en Perú se descubrió que la corteza del árbol de la quina ayudaba en el tratamiento de las fiebres causadas por esta enfermedad. No obstante, también textos médicos chinos antiguos hacen referencia al uso de plantas como Dichroa febrifuga y, sobre todo, Artemisia annua. Estas plantas han servido para el desarrollo de los actuales fármacos antimaláricos 4 .

Sin embargo, el desarrollo del conocimiento sobre cómo se transmitía la malaria y sus agentes patógenos ha sido lento. Solo a partir de finales del siglo XIX, con el descubrimiento de que el parásito Plasmodium era el causante de la enfermedad y de que la hembra del mosquito Anopheles transmitía el patógeno a los humanos mediante la picadura a finales del siglo XIX, comenzaron avances significativos en la epidemiología, tratamiento y parasitología del paludismo.

Pasados 50 años del siglo XX, la lucha contra el paludismo parecía estar empantanada pues pese a los adelantos en la investigación, la presencia a nivel mundial no menguaba. Así lo exponía el Dr. Manuel Martínez Baez durante el simposio sobre paludismo realizado por la Academia Nacional de Medicina en 1949: “Cuando se medita sobre el tema y cuando se revisan los datos recientes sobre la distribución y la incidencia de la enfermedad, se encuentra que la misma no ha perdido nada de la importancia que tenía hace diez, veinte o cincuenta años. Tal pareciera, a primera vista, que la lucha que el hombre viene realizando contra el paludismo ha fracasado, a pesar de que todos  los días se dispone de recursos nuevos y mejores para aplicarlos contra la temible plaga”5 .

No obstante, para el Dr. Martínez Baez, la respuesta a esta plaga tenía que darse con la integración y aplicación de los distintos conocimientos desde una perspectiva de salud pública, pues “el paludismo, cuando ha echado raíces en un pueblo, es más que un problema sanitario y, por lo tanto, si sólo se busca resolver ese problema con recursos sanitarios se fracasará”5 .

Referencias

“Acerca de paludismo, plasmodios, mosquitos etc”. GMM tomo XXXVII, número 1, 1900.
Disponible en http://www.anmm.org.mx/bgmm/1864_2007/1900-XXXVII-374-376.pdf

OMS. “Los países avanzan hacia la eliminación del paludismo, revela un nuevo informe”.
http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2015/report-malaria-elimination/es/

OMS. Informe mundial sobre paludismo 2015.
Disponible en http://www.who.int/malaria/publications/atoz/9789241509442/en/

José A. Nájera, Antonio González Bueno et al. Guía didáctica de la exposición Malaria.
Disponible en http://www.bne.es/es/Micrositios/Guias/MalariaGuiaDidactica/resources/docs/MalariaGuiaDidactica.pdf

Algunos aspectos epidemiológicos sobre el paludismo.
Disponible en http://www.anmm.org.mx/bgmm/1864_2007/1950%20v80%20n3-4%20%5b298-305%5d.pdf

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:11 por Webmaster INSP