Analizan la calidad nutricional en alimentos y bebidas anunciados por televisión


Es sábado, son las 8:30 pm y estás viendo Matilda (DeVito, 1996) en uno de los canales de televisión abierta con más audiencia en el país. ¿Qué alimentos y bebidas se anuncian durante la película? Ahora imagina que entre semana ves algún partido de futbol de la liga mexicana, ¿qué productos aparecerían en los comerciales? ¿Serían saludables?

De acuerdo con un estudio del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en televisión abierta, los alimentos y bebidas con más alto contenido de grasa y sodio se anuncian durante la transmisión de eventos deportivos, mientras que los alimentos con altas cantidades de calorías y azúcar se promocionan durante las caricaturas. Al menos, eso ocurría antes de la regulación que entró en vigor en 2015, cuando se publicó una reforma que proscribió la publicidad de bebidas saborizadas, botanas, confitería y chocolates en los horarios comprendidos entre las 14:30 y 19:30 horas de lunes a viernes y de 7:00 a 19:30 horas durante sábado y domingo.

Existe evidencia científica que demuestra una asociación entre el marketing televisivo de productos y su consumo, especialmente entre los niños, quienes pueden ser más influidos por anuncios y estrategias de marketing de productos poco saludables, explican los autores, de ahí la importancia de conocer qué clase de productos se anuncian.

El estudio “Nutritional quality of foods and nonalcoholic beverages advertised on Mexican television according to three nutrient profile models”, publicado en la revista BMC Public Health a principios de agosto 2016, es el primero en México que presenta una categorización de alimentos y bebidas anunciados en televisión y efectúa un análisis detallado de su calidad nutricional a la luz de tres perfiles (México, Europa y Reino Unido).

Para conocer el tipo de alimentos anunciados, los investigadores grabaron 600 horas de televisión de los canales 2, 5, 7 y 13, tratando de cubrir periodos escolares, vacaciones, entre semana y fines de semana. Posteriormente codificaron cada uno de los programas, anuncios y productos para realizar el posterior análisis. Para evaluar la calidad nutricional de los alimentos y bebidas se tomaron en cuenta los criterios de a) la Secretaría de Salud mexicana establecidos en la regulación de 2015, b) la oficina regional europea de la Organización Mundial de la Salud y c) el Reino Unido.

El resultado del análisis muestra que, en términos generales, los comerciales de alimentos y bebidas no alcohólicas representan el 20.7% de todos los anuncios; durante el periodo escolar hay 2.6 veces más anuncios que en las vacaciones. Del total de productos, los más anunciados fueron bebidas azucaradas (24.6%), seguidos de chocolates y confitería (19.7%), galletas y pastelillos (12%) y botana salada (9.3%).

Respecto a la calidad nutricional, el 64.3% de los alimentos y bebidas anunciados durante el periodo no cumplieron con los estándares mexicanos. Sin embargo, los estándares internacionales son mucho más estrictos que los mexicanos: al utilizar el perfil nutricional del Reino Unido el porcentaje de alimentos poco saludables aumenta a 78.7% y a 83.1% con los criterios de la OMS Europa. El caso de los anuncios de cereales para el desayuno es paradigmático: de acuerdo con los estándares mexicanos, sólo el 24.2% de los cereales anunciados se consideraría poco saludable. No obstante, si los evaluamos con el estándar de OMS Europa y del Reino Unido, prácticamente ningún cereal anunciado se podría considerar saludable (99.4% y 100%, respectivamente).

Por otro lado, se observó que los productos anunciados durante las caricaturas tuvieron el mayor contenido de energía (367 kcal) y de azúcar (30g), mientras que los anuncios en programas deportivos fueron los de mayor contenido de grasa (9.5 g) y de sodio (412mg). Esto significa que el contenido calórico de los productos anunciados rebasa el aporte energético recomendado para la población preescolar en el desayuno (325 kcal promedio) y es similar al aporte recomendado durante el desayuno para la población escolar (395 kcal).

Entre semana y durante el periodo escolar es cuando los productos anunciados fueron los menos saludables. Adicionalmente destaca que menos del 1% de todos los anuncios fueron sobre legumbres, frutas, verduras, pescado y pollo, es decir, productos saludables recomendados internacionalmente.

No obstante, este fenómeno no es exclusivo de México, como reconocen los autores. Estudios realizados en España, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos han mostrado porcentajes similares de anuncios de alimentos y bebidas no alcohólicas que se consideran poco saludables.

Además de ser el primer estudio de su tipo en México, los resultados de este análisis constituyen un precedente para las políticas públicas en salud, ya que brinda información que servirá de línea basal para la posterior evaluación del impacto y efectividad de la regulación de la publicidad.

Mientras tanto, en televisión abierta aún hoy pueden verse anuncios de alimentos y bebidas dirigidos a los niños durante la transmisión de programas o películas infantiles, siempre y cuando se transmitan fuera del horario considerado infantil y por tanto, exentos de regulación. Lo anterior nos hace pensar en ¿cómo contribuye la TV a los actuales problemas de sobrepeso y obesidad que tenemos en el país?

Artículo de referencia: Rincón-Gallardo Patiño et al. Nutritional quality of foods and nonalcoholic beverages advertised on Mexican television according to three nutrient profile models, BMC Public Health (2016) 16:733 DOI 10.1186/s12889-016-3298-0.

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:13 por Webmaster INSP