Tendencias de la nutrición en México


180530 interna tendencias nutricion

La desnutrición, el sobrepeso y la obesidad infantiles constituyen una “doble carga” para la salud, toda vez que conllevan efectos adversos en el crecimiento físico y el desarrollo intelectual de los menores —en el caso de la primera— e incrementan su riesgo de padecer obesidad a lo largo del curso de la vida —en el caso del sobrepeso y la obesidad—, aumentando la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles que se traducen en discapacidad y muerte prematuras, así como en una elevada carga económica.

De acuerdo con el estudio realizado por los investigadores Lucía Cuevas, Teresa Shamah, Sonia Hernández, Dinorah González, Marco A Ávila y Juan Rivera Dommarco, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), y por Ignacio Méndez Gómez-Humarán, del Centro de Investigación en Matemáticas A.C., publicado en la revista Salud Pública de México, Vol. 60, Núm. 3, mayo-junio 2018, bajo el título de “Tendencias de la mala nutrición en menores de cinco años en México, 1988-2016: análisis de cinco encuestas nacionales”, la desnutrición crónica en México ha ido disminuyendo, aun cuando persisten prevalencias elevadas en grupos vulnerables, mientras que el sobrepeso presentó una disminución inesperada entre 2012-2016.

El estudio en mención, cuyo objetivo fue analizar la magnitud, distribución y tendencias de la desnutrición y el peso excesivo en menores de cinco años, en México, entre 1988 y 2016, calculó las prevalencias de bajo peso, emaciación (desnutrición aguda), desnutrición crónica y sobrepeso obtenidas mediante las encuestas nacionales de salud de 1988, 1999, 2006, 2012 y 2016 (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016), en el ámbito nacional, en cuatro regiones y localidades urbanas/rurales.

Los resultados recabados mostraron que de 1988 a 2012, la prevalencia de bajo peso mantuvo una clara disminución, alcanzando 8 puntos porcentuales menos; sin embargo, de 2012 a 2016 se registró un ligero incremento de 1.1 punto porcentual, pasando de 2.8 a 3.9 %.

En cuanto a la desnutrición aguda y la baja talla, ambas mantuvieron una tendencia a la baja entre 1988 y 2016: de 6.2 % a 1.9 %, la desnutrición aguda; de 26.9 % a 10.0 %, la baja talla.

Por otro parte, y en sentido contrario, la prevalencia de sobrepeso y obesidad mantuvieron una tendencia ascendente entre 1988 y 2012, al pasar de 7.8 a 9.7%. Durante los siguientes cuatro años, sin embargo, se observó una disminución de 3.9 puntos porcentuales en esta prevalencia, pasando del 9.7% de 2012 a 5.8% en 2016.

El estudio referido muestra, pues, importantes reducciones en las prevalencias de desnutrición crónica y de sobrepeso y obesidad en menores de cinco años de edad en México, entre 2012 y 2016, en el ámbito nacional, condiciones, ambas, que representan los mayores dos problemas en cuanto al estado nutricional de este grupo de edad.

Lo mismo sucede con la desnutrición aguda o emaciación, la cual sigue sin representar un problema de salud pública en México (1.9%), toda vez que su prevalencia continúa por debajo del porcentaje de población esperada en una distribución normal de niños bien alimentados. Esta condición, de acuerdo con la investigación, se traduce en menores riesgos de mortalidad, sobre todo en menores de un año de edad.

Para leer el artículo completo lo invitamos a acceder al siguiente enlace: http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/8846/11514

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:21 por Webmaster INSP