Tratar la obesidad seriamente en México: la comprensión tardía de la necesidad de acción inmediata


181011 obesidad comprension mexico

Un artículo recién publicado por Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (CINyS-INSP), y la investigadora Mariel White, del mismo centro, expone la falta de acción política para enfrentar la obesidad de una manera efectiva en México. El artículo titulado “Tratar la obesidad seriamente en México: la comprensión tardía de la necesidad de acción inmediata” fue publicado en inglés y seleccionado como el Editors’ Choice de la edición de octubre de la revista Obesity.

El artículo expone la situación en la que México se encuentra. A pesar de ello, fue hasta 2016 cuando el gobierno federal declaró una emergencia epidemiológica, donde más del 72% de los adultos de la población total presentan sobrepeso u obesidad; aunado a las casi 100 mil muertes ocurridas cada año debido a la diabetes. Sin embargo, se reconoce el avance en materia de salud surgido del establecimiento del impuesto a las bebidas azucaradas en 2014, con el que se logró una reducción en su consumo, acompañado con un aumento en el consumo de agua, según demostraron estudios realizados en el INSP.

Sin embargo, la interferencia de la industria y los recortes al presupuesto de salud no han permitido lograr un impacto mayor en la salud de la población. Basta ver que el presupuesto nacional de salud ha recibido recortes desde el 2013 —lo que equivale a una reducción de 5.1 mil millones de dólares estadounidenses—. Además, el dinero destinado a la prevención y el control de la obesidad y la diabetes nunca ha llegado al 1% del presupuesto en salud, lo cual demuestra una falta de voluntad en México para afrontar la obesidad y sus comorbilidades con seriedad.

Los autores del presente artículo argumentan que el sector salud debe mejorar drásticamente su estrategia para tratar y controlar la obesidad, en vista de la falta de sistematización en prácticas de diagnóstico y tratamiento, así como la homogeneización de recomendaciones. A pesar de ello, se espera que la nueva administración esté dispuesta a generar una mayor inversión y apoyo para alcanzar políticas de prevención-costo eficientes, en colaboración y con el apoyo de los profesionales de la salud y, por supuesto, la sociedad civil.

Estas políticas incluyen: 1) la implementación de un etiquetado frontal de advertencia para los productos no saludables; 2) la regulación de publicidad de alimentos y bebidas dirigida a niños; y 3) la regulación y promoción para proteger la lactancia materna exclusiva. Al mismo tiempo, se debe mantener y aumentar el impuesto actual a las bebidas azucaradas y combatir el conflicto de interés en el diseño e implementación de políticas públicas.

Consulta el artículo completo en: http://dx.doi.org/doi:10.1002/oby.22296

Con referencia al trabajo del CINyS-INSP de Barquera y White, el artículo editorial escrito por Donna Ryan y Johanna Ralston, ambas de la Federación Mundial de Obesidad, hace referencia al caso de México —expuesto por los primeros—, donde se enfatiza que la prevención de la obesidad debe incluir esfuerzos con especial atención en los impuestos sobre bebidas azucaradas, el etiquetado de alimentos y bebidas y la promoción de la lactancia materna; acciones que deben ser reconocidas como métodos vitales y asequibles a largo plazo para combatir el entorno obesogénico al cual estamos expuestos. De esta manera, la Federación Mundial de Obesidad recomienda a México: 1) tratar la obesidad con seriedad; 2) tomar en cuenta los mecanismos biológicos en las políticas de salud; y, 3) apoyar la prevención tanto como el tratamiento. Y ¡no esperar más para tomar acción seriamente!

Consulta el artículo editorial en: https://doi.org/10.1002/oby.22295

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:22 por Webmaster INSP