Impacto de dietas deficientes en la salud: un estudio del programa de Carga Global de Enfermedad


190405 Interna ReseniaGBDdietas

En los últimos años, el Estudio de la Carga Global de la Enfermedad (GBD, por su nombre en inglés) ha proporcionado información importante y actual, a nivel global, de los factores de riesgo para muchas enfermedades. En esta ocasión, el grupo del GBD 2017 presenta el análisis del impacto de los factores de riesgo dietético, es decir, dietas deficientes, en la morbilidad y mortalidad por las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT).

En este trabajo, participaron investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), encabezados por el Dr. Juan Rivera Dommarco, director general del Instituto; la Mtra. Tania Sánchez Pimienta y la Dra. Sonia Rodríguez Ramírez, ambas del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS), y la Dra. Cristian Razo-García, del Centro de Investigación en Salud Poblacional (CISP).

El GBD tenía consideraba a la dieta subóptima como un factor de riesgo modificable para las enfermedades crónicas no transmisibles; sin embargo, su impacto en la carga de las ECNT no había sido evaluado sistemáticamente. Por esta razón, el estudio tuvo como objetivo evaluar el consumo de los principales alimentos y nutrimentos en 195 países y cuantificar el impacto de su ingesta subóptima en la morbilidad y la mortalidad por ECNT.

Para hacer este análisis, se utilizó la estimación de la proporción de carga por enfermedad específica atribuible (también conocido como la fracción atribuible de la población) para 15 factores de riesgo dietético en la población de adultos de 25 años de edad o mayores. Los factores dietéticos analizados fueron consumo de frutas, vegetales, leguminosas, granos enteros, nueces y semillas, leche, carnes rojas, carnes procesadas, bebidas endulzadas con azúcar, ingesta de fibra, calcio, ácidos grasos omega-3, ácidos grasos poliinsaturados, ácidos grasos trans y sodio. Además, se calculó la ingesta de cada factor dietético, el tamaño del efecto del factor dietético sobre la enfermedad y el nivel de ingesta asociado con el más bajo riesgo de mortalidad. Posteriormente, mediante el uso de la fracción atribuible a la población por enfermedad específica y años de vida ajustados por discapacidad (AVADs), se calculó el número de muertes y AVADs atribuibles a la dieta por cada enfermedad analizada.

De acuerdo con los resultados, en 2017, 11 millones de muertes y 255 millones de AVADs fueron atribuibles a factores de riesgo dietético. La alta ingesta de sodio (3 millones de muertes y 70 millones de AVADs), bajo consumo de granos enteros (3 millones de muertes y 82 millones de AVADs) y bajo consumo de frutas (2 millones de muertes y 65 millones de AVADs) fueron los más importantes como factores de riesgo dietético para muertes y AVADs globalmente y específicamente en muchos países.

El caso de México

Para el caso de México, los autores encontraron que la tasa más alta de muertes por diabetes tipo 2 y AVADs está relacionados con la dieta (35 muertes por 100 000 habitantes y 1,605 AVADs por 100 000 habitantes). También hallaron que el bajo consumo de nueces y semillas fue el factor dietético más importante relacionado con el número de muertes y AVADs por enfermedades crónicas.

Con estos hallazgos, según los autores, se puede concluir que los hábitos dietéticos pobres están asociados con diferentes ECNT y pueden ser potencialmente el mayor contribuidor a la mortalidad por estas enfermedades en todos los países.

Como ha sido el caso de otras publicaciones del GBD, es muy recomendable revisar este nuevo artículo, publicado el pasado 3 de abril en The Lancet, para conocer los detalles del análisis realizado, el cual a continuación se muestra.

 


 

Para poder visualizar la información es necesario tener instalado Adobe Reader

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:24 por Webmaster INSP