¡El invierno se acerca! Y la neumonía lo sabe


191112 interna diamundial contrala neumonia

La neumonía continúa siendo un problema importante para la salud pública. Afecta principalmente a menores de 5 años y adultos mayores, y constituye una de las primeras 20 causas de muerte a nivel mundial. Cada 12 de noviembre, se celebra el Día Mundial contra la Neumonía para crear conciencia sobre su impacto y las medidas para prevenirla.

En México, se diagnosticaron 117 mil 731 casos nuevos de neumonía en 2018. En 2017, 21 mil 563 personas fallecieron por neumonía e influenza, de los cuales el 65% eran adultos mayores de 65 años. Además, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012 reportó que alrededor del 1% de los niños menores de 5 años tuvieron diagnóstico médico de neumonía en los tres meses previos y, de éstos, más del 40% fue hospitalizado.

También conocida como pulmonía, la neumonía es una enfermedad aguda que provoca inflamación de los pulmones, tras la infección producida por hongos, virus o bacterias. Se presenta con mayor frecuencia durante los meses de invierno, y se propaga a través de estornudos o tos, lo cual hace que los microorganismos viajen por el aire en pequeñas gotas.

Existen ciertos factores que aumentan la posibilidad de contraer neumonía:

  • En los niños, desnutrición, bajo peso al nacer, alimentación no exclusiva al seno materno, hacinamiento, esquema de vacunación incompleto y exposición al humo de tabaco y de leña.
  • En la población adulta, ser mayor de 65 años, tabaquismo, alcoholismo, padecer enfermedades crónicas, no vacunarse contra neumococo y exposición al humo de tabaco y de leña.

Los síntomas de la neumonía bacteriana pueden aparecer de forma gradual o repentina, caracterizados por escalofríos, dolor agudo en el pecho, tos con flemas, fiebre alta, sudor, dificultad respiratoria, taquicardia y, en ocasiones, desorientación por la falta de oxígeno en la sangre.

Cuando se trata de una neumonía viral, los síntomas son parecidos a los de una gripe: fiebre, tos seca, dolor de cabeza, dolores musculares y debilidad. Entre 12 y 36 horas después del contagio, aumenta la falta de aire y la tos empeora produciendo flema, a veces aparece un color azulado en labios y uñas, que indican la necesidad de hospitalización urgente.

Es de suma importancia vigilar la aparición de signos y síntomas de neumonía. En caso de identificarlos, es necesario solicitar atención médica inmediata y, sobre todo, no automedicarse.

Una de las medidas más importante para prevenir esta enfermedad es vacunar a los niños contra el neumococo a los 2, 4 y 6 meses de edad, con un refuerzo entre los 12 y 15 meses. Las personas mayores de 65 años deben vacunarse cada 5 años. También, es recomendable aplicar la vacuna contra la influenza estacional y tener una alimentación adecuada.

Otras medidas de prevención son:

  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Cubrirse boca y nariz al estornudar o toser.
  • Usar pañuelos desechables.
  • Aumentar la ingesta de líquidos.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en Vitamina “A” y “C” como naranja, guayaba, limón, limas, mandarinas, piña, jitomate, zanahoria, verduras y vegetales verdes.
  • Evitar asistir a sitios muy concurridos y sin ventilación adecuada.
  • Abrigarse adecuadamente.
  • Evitar la exposición a humo de leña y de tabaco, principalmente niños y adultos mayores.

 

Redacción  CENIDSP


 

Fuentes

 

 

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:27 por Webmaster INSP