Reconocimiento a la Dra. Kirvis Torres por sus aportaciones en la prevención de cáncer


“México de acuerdo a la tendencia internacional está migrando su esquema de tamizaje primario al uso de la prueba molecular de detección del ADN del VPH de alto riesgo antes de la citología, gracias a su alta sensibilidad, y al uso a mediano plazo de biomarcadores para el “triage” o selección de casos con una probabilidad mayor de desarrollo maligno mediante pruebas de detección del ARNm de los oncogenes E6/E7 del VPH AR, marcadores celulares como P16ink4a y Ki-67 y marcadores de metilación (Torres- Poveda et al. Molecular Markers for the Diagnosis of High-Risk Human Papillomavirus Infection and Triage of Human Papillomavirus-Positive Women. Rev Invest Clin, 2020). De esta manera se podrá detectar a la población en riesgo y asegurar la confirmación diagnóstica, el seguimiento y el tratamiento de los casos con lesiones premalignas tempranamente” – Dra. Kirvis Torres, INSP

Es indispensable que todas las mujeres con vida sexual activa, mayores de 30 años, acudan a su institución de salud, a su hospital o laboratorio clínico de confianza, a realizarse la prueba de detección a nivel del cérvix del virus del papiloma humano (VPH), asegura la Dra. Kirvis Torres, investigadora catedrática CONACyT de la Dirección de Infecciones Crónicas y Cáncer del Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas (CISEI), del INSP.

La infección por VPH de alto riesgo, causante de cáncer cervicouterino, puede detectarse y tratarse de forma temprana. Saber esto es esencial para que las mujeres pierdan el miedo y tomen el control sobre su salud.

El cáncer cervicouterino, como otras enfermedades crónicas, representa un fenómeno complejo por los determinantes en su aparición y desarrollo; la más estudiada es la biológica, lo cual lleva a profundizar en cómo se previene y detecta la enfermedad.

La historia natural de esta enfermedad se relaciona en gran medida con la infección por el VPH de alto riesgo, el sistema inmunológico de la persona y la edad. De ahí la importancia de incrementar la cobertura de tamizaje o detección temprana mediante el co-test, es decir, la toma de citología cervical (papanicolaou) y la detección del ADN del VPH mediante la prueba de biología molecular validada internacionalmente en una sola intervención.

De acuerdo con el artículo “High risk HPV infection prevalence and associated cofactors: A population-based study in female ISSSTE beneficiaries attending the HPV screening and early detection of cervical cancer program”, publicado en la revista BMC Cancer, la prevalencia de VPH de alto riesgo fue del 13% y estuvo asociado a la edad, el número de parejas sexuales, uso de anticonceptivos orales y tabaquismo. Esta investigación, liderada por la Dra. Torres, es la segunda más grande por población evaluada a nivel nacional, incluyendo a más de 100 mil derechohabientes.

Los resultados de esta investigación sugieren que realizar pruebas moleculares de alta sensibilidad para la detección del ADN del VPH de alto riesgo es indispensable en los programas de prevención y detección temprana de cáncer cervicouterino, ya que permiten detectar la presencia del virus en etapas muy tempranas, incluso mucho antes de que aparezcan los síntomas, de manera que las pacientes puedan recibir el tratamiento y seguimiento que necesitan.

La promoción de la salud y la prevención de enfermedades constituyen el eje fundamental de la salud pública, por lo que se consideran componentes esenciales del modelo de atención a la salud en México, por su carácter anticipatorio, el cual pretende atender no sólo a la enfermedad sino a los determinantes sociales de la salud.

Las necesidades y recomendaciones generales para el programa de prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer cervicouterino, de acuerdo con el contexto local y regional en México, se clasifican en tres grupos dependiendo de los actores (Torres-Poveda et al. Epidemiología del Cáncer cervicouterino. Gaceta Mexicana de Oncología, 2014):


PolíticaProveedores de la saludMujer susceptible
  • Acceso universal al tamizaje
  • Búsqueda de mejor alternativa
    de referencia
  • Cambio del Programa de Oportunista
    por base poblacional
  • Vigilancia epidemiológica
  • Garantizar el seguimiento de mujeres
    con resultado positivo
  • Evaluación del desempeño
  • Control de la calidad
    de procesos
  • Acceso a tecnologías
  • Calidad en la atención
  • Calidad técnica
  • Consejería
  • Calidez
  • Percepción del riesgo
  • Búsqueda de la atención

Lamentablemente, el cáncer cervicouterino es considerado una enfermedad de la pobreza, por las diferencias culturales y la inequidad en el acceso a programas de prevención y detección oportuna, como principales determinantes para disminuir la mortalidad y morbilidad por esta enfermedad.

Por su parte, el ISSSTE ha trabajado para integrar un modelo de atención integral con un proceso que va del esquema tradicional (sólo citología) a una combinación de citología y genotipado para VPH de alto riesgo, con el objetivo de implementar una citología de base líquida en el futuro, junto con genotipado de VPH de alto riesgo y pruebas inmunohistoquímicas.

Con este fin, el ISSSTE ha reforzado su infraestrucutra en términos de servicio de laboratorio de biología molecular y salas de colposcopía; aumentó su personal (citotecnólogos, citopatólogos, químicos y colposcopistas) y la capacidad instalada. Esto se refleja en el número de pruebas de citología y VPH realizadas por año, para evitar la interrupción del seguimiento en mujeres identificadas como VPH positivas.


Redacción  CENIDSP



Fuentes

Última actualización:
jueves 17 septiembre 2020 10:24:49 por Webmaster INSP