Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña.
El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

110526_nsp1

Durante su participación en el programa radiofónico Viva Salud, la Mtra. Carolina Ortega Olvera, adscrita a la Dirección de enfermedades crónicas del CISP/INSP, habló sobre el Fondo de protección contra gastos catastróficos en mujeres con cáncer de mama.

 

De acuerdo con la Mtra. Carolina Ortega Olvera, a partir del 2006 la tasa de mortalidad por cáncer de mama en México superó a la tasa de cáncer cérvicouterino. Aproximadamente 12 mujeres mexicanas mueren diariamente por este padecimiento. Las tasas de mortalidad son más altas en las grandes ciudades y en los estados del norte del país, y aunque el cáncer de mama puede presentarse a edades muy tempranas, se manifiesta con mayor frecuencia a partir de los 40 años y el riesgo se incrementa con la edad.

 

Como en el caso de otros padecimientos, el cáncer de mama tiene factores de riesgo y factores protectores. Los factores de riesgo son aquellos que incrementan la posibilidad de desarrollar la enfermedad, dentro de los factores de riesgo que pueden ser modificados, es decir, que en nuestras manos está la posibilidad de reducirlos, se encuentran una dieta rica en grasas y carbohidratos, el aumento de peso después de la menopausia, el uso de hormonas para la menopausia por más de cinco años, el uso de anticonceptivos hormonales por más de 10 años, el consumo de alcohol, y el tabaquismo, que de acuerdo a algunos estudios también incrementa el riesgo. Dentro de los factores protectores, es decir, factores que nos ayudan a prevenir el cáncer de mama, se encuentran la lactancia materna, la actividad física y el consumo de ácido fólico. “En nuestras manos se encuentran poder reducir los factores de riesgo y aumentar los protectores, ya que no solo se modifica la probabilidad de desarrollar cáncer de mama, sino que también evitan otras enfermedades y mejoran la salud en general”, afirmó la Mtra. Ortega.

 

“Estos resultados son producto de un estudio de casos y controles llamado «Factores de riesgo de cáncer de mama en México», proyecto realizado en tres estados (actualmente se está incorporando otro); dicho estudio se realizó en mujeres de la Secretaría de salud, del IMSS y del ISSSTE, con mujeres diagnosticadas con cáncer de mama y mujeres sanas. El estudio comenzó en 2003 y abarcó 1000 mujeres recientemente diagnosticadas y 1000 mujeres sanas, que son los controles poblacionales” comentó la investigadora.

 

Al hablar sobre la detección oportuna de este mal, la Mtra. Carolina Ortega explicó que existen tres herramientas básicas, es decir, la auto exploración mensual a partir de los 20 años; la exploración clínica anualmente a partir de los 25 años y la mastografía en mujeres de 40 a 69 años cada dos años.

 

 “La autoexploración” –aseguró- “es una revisión, se requiere que personal de salud haya explicado la técnica, se debe revisar todo el tejido mamario, incluso la axila; buscando una bolita, o algo que no deba estar ahí. Se debe realizar del séptimo al décimo día después de la menstruación, ya que los senos cambian durante el periodo menstrual. El auto examen ayuda a alertarnos, en caso de encontrar algo irregular, debemos acudir al médico”.

 

La exploración clínica debe ser realizada por un médico o enfermera capacitados para palpar masas en los senos. La mastografía permite detectar tumoraciones que no se han detectado de forma táctil. Es importante mencionar que la mastografía sólo debe usarse a partir de los 40 años, porque antes de esa edad el tejido es muy denso, y no es posible detectar ninguna tumoración. En mujeres menores de 40 años que presentan alguna tumoración, se realiza un ultrasonido mamario. “Es muy importante recalcar que una mastografía no es un diagnóstico de cáncer. Para poder diagnosticar cáncer es necesario realizar una biopsia, ya que la mastografía sólo nos da una idea de la situación del tumor”, comentó la Mtra. Carolina Ortega.

 

Finalmente, la investigadora entrevistada explicó que gracias a las nuevas modificaciones a la Ley General de Salud en 2003, toda mujer que ha sido diagnosticada con cáncer de mama, tiene derecho a que todo el tratamiento de su enfermedad sea gratuito. Tenga o no tenga seguridad social. Para recibir esta atención las mujeres deben ir a los hospitales acreditados por la Secretaría de Salud. Con el objeto de apoyar a los pacientes cuyas patologías son de alto costo y que por lo tanto provocan gastos catastróficos se constituyó el fondo de protección contra gastos catastróficos (FPGC). Este fondo se otorga a las unidades médicas certificadas por la SS. A partir del año 2007 el tratamiento de cáncer de mama es cubierto por el FPGC. Los hospitales certificados más cercanos a Cuernavaca son el Hospital Juárez de México, el Hospital General de México, El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y el Instituto de Cancerología.

 

Escuche el audio aquí


Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000