Síntomas depresivos en estudiantes del nivel medio superior


Prevalencia y factores asociados

En México, el 50% de los trastornos mentales se presenta antes de los 21 años; este inicio temprano de los trastornos mentales conlleva afectaciones en diferentes ámbitos, como el desempeño académico, laboral y social, e interfiere con el desarrollo pleno y la calidad de vida (1,2). Lo anterior significa que para la adolescencia los trastornos mentales es uno de los principales problemas de salud que enfrenta y que afecta su bienestar y desarrollo pleno.

Uno de los trastornos psiquiátricos de mayor presencia en este grupo etario es la depresión, toda vez que es la principal causa de morbilidad y discapacidad entre los adolescentes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.(3)

La colaboración estrecha entre los sectores educativo y sanitario encabeza las estrategias recomendadas por la Academia Nacional de Medicina al respecto, debido a que al concentrarse los adolescentes en las escuelas facilitaría el trabajo de prevención, detección y tratamiento oportuno, por lo que la capacitación e infraestructura para tratar este y otros trastornos mentales, así como la participación de padres y madres es esencial. (4)

Esto mismo concluyen investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en un estudio para estimar la prevalencia de los síntomas depresivos e identificar los factores individuales y familiares asociados, con base en los datos de la encuesta “Lucha contra la exclusión, intolerancia y violencia en las Escuelas de Educación Media Superior” aplicada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en 2007 a 14, 306 estudiantes de 14 a 19 años de edad adscritos a 149 escuelas en los 32 estados del país.

De este número de alumnos, 9,982 fueron elegidos para la investigación titulada “Factores individuales y familiares asociados con sintomatología depresiva en adolescentes de escuelas públicas de México“ (5). Liderado por la Dra. Leonor Rivera Rivera, investigadora del INSP, y publicado en la revista Salud Pública de México en 2015, el estudio encontró que el 27% de la población estudiantil presentaba sintomatología depresiva, una prevalencia elevada de acuerdo con los autores de la investigación, quienes también hallaron que por cada hombre con síntomas de depresión hay dos mujeres con la misma condición.

Una explicación para esta razón de 2 a 1, de acuerdo con los autores de la investigación, podría hallarse en la posibilidad de que “que las expectativas de rol de género y estructura familiar desempeñen un papel importante, no sólo en la conducta del adolescente sino también en su salud mental”, aparte de los factores genéticos, hormonales y culturales ya examinados por la literatura relacionada con este tema.

Respecto a los factores asociados, los investigadores observaron que una baja autoestima y el consumo de alcohol, tabaco y drogas, además de la violencia intrafamiliar, están fuertemente relacionados con la presencia de síntomas depresivos. Según el estudio, la percepción negativa sobre uno mismo y del entorno refuerza la sintomatología, mientras que el uso de sustancias psicoactivas por los jóvenes obedece a la necesidad de atenuar los síntomas depresivos o puede provocar la aparición de éstos, en tanto que la violencia en la familia deja secuelas graves en los adolescentes.

Otros de los resultados de la investigación consistieron en que la comunicación entre hijos y padres, así como la supervisión constante por parte de éstos, protege a los adolescentes de desarrollar problemas depresivos; y que los estados de Guerrero, Michoacán, Puebla y Tabasco presentaron los mayores índices de sintomatología depresiva.

La prevención, detección y tratamiento oportuno de estos síntomas depresivos, así como de otros trastornos mentales, es importante a fin de evitar la prolongación de la enfermedad y su agravación, pues pueden pasar décadas entre la aparición de la enfermedad y el tratamiento (2). Por otra parte, de acuerdo con un estudio practicado en la Ciudad de México “entre adolescentes de 12 a 17 años de edad, únicamente 13.7% con un trastorno en los últimos 12 meses obtuvo tratamiento en el mismo periodo. Lo que es más preocupante todavía es que de quienes recibieron alguna atención, sólo 60.1% tuvo tratamiento que se puede considerar mínimamente adecuado” (4).

Además, el estudio La carga de la enfermedad, las lesiones y los factores de riesgo en México 1990-2013: resultados a nivel nacional y estatal, presentado por el INSP y el Instituto de Métrica y Evaluación en Salud de la Universidad de Washington (IHME por sus siglas en inglés), situó a los trastornos depresivos como la primera causa de años vividos con discapacidad o una salud inferior a la ideal (AVD) desde 1990 hasta 2013, así como la sexta causa de años de vida sana perdidos por muerte prematura y los años vividos con discapacidad (AVISA) en la población general para 2013. (6)

Redacción INSP


Referencias

  1. Shoshana Berenzon et al. “Depresión: estado del conocimiento y la necesidad de políticas públicas y planes de acción en México”. Salud Pública de México / vol. 55, no. 1, enero-febrero de 2013.
    Disponible en http://saludpublica.mx/insp/index.php/spm/article/view/7190
  2. María Elena Medina Mora, Tania Real et al. “La enfermedad mental en México” en La depresión y otros trastornos psiquiátricos. Documento de Postura. Academia Nacional de Medicina, 2015.
    Disponible en http://www.anmm.org.mx/publicaciones/CAnivANM150/L27_ANM_DEPRESION.pdf
  3. Organización Mundial de la Salud. “Adolescentes: riesgos para la salud y soluciones. Nota descriptiva N°345”, en http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs345/es/
  4. Corina Benjet. “La salud mental del niño y del adolescente” en La depresión y otros trastornos psiquiátricos. Documento de Postura. Academia Nacional de Medicina, 2015.
    Disponible en http://www.anmm.org.mx/publicaciones/CAnivANM150/L27_ANM_DEPRESION.pdf
  5. Leonor Rivera Rivera, Paula Rivera Hernández et al. “Factores individuales y familiares asociados con sintomatología depresiva en adolescentes de escuelas públicas de México”. Salud Pública de México vol. 57, no. 3, mayo-junio de 2015.
    Disponible en http://bvs.insp.mx/rsp/articulos/articulo.php?id=003089
  6. Instituto Nacional de Salud Pública. “Presentan el estudio Carga de la Enfermedad en México 1990 – 2013” en http://www.insp.mx/avisos/3917-estudio-carga-enfermedad.html
Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:10 por Webmaster INSP