INSP participa en foro de la ANM sobre el impuesto a refrescos


Organizado por la Academia Nacional de Medicina de México y la Secretaría de Salud

  • Impuesto sí funciona: Dr. Juan Rivera Dommarco

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) participó en el foro “Efectos en la salud de la disminución del consumo de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico”, organizado de manera conjunta por la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM) y la Secretaría de Salud, en el que compartió los resultados sobre el impacto del impuesto a los refrescos ante la comunidad médica.

En el auditorio de la ANM, la mañana del jueves 11 de febrero, se llevó a cabo el foro con el propósito de presentar y analizar los diferentes estudios realizados para medir el impacto que ha tenido el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en la población con la relación en sus hábitos de consumo de bebidas azucaradas.

En representación del Dr. Mauricio Hernández Ávila, director general del INSP, el Dr. Juan Rivera Dommarco, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud, acudió a este espacio para exponer los resultados de la investigación “Estimación del efecto del impuesto a bebidas azucaradas en el consumo de la población mexicana”, recientemente publicada en el British Medical Journal.

También participaron los doctores Enrique Seira Bejarano, profesor investigador del Centro de Investigación Económica del ITAM, con el análisis “Impuestos para combatir la obesidad: evidencia de México”, y Daniel Flores Curiel, investigador del Centro de Investigaciones Económicas de la UANL, con el estudio “El impuesto en las bebidas azucaras y el consumo de refrescos en México”.

Al respecto, el Dr. Rivera Dommarco explicó que la obesidad es el resultado de diferentes factores, por lo que se debe implementar un proyecto que abarque diferentes estrategias, ya que el impuesto no resolverá por sí mismo el problema.

No obstante, reafirmó que el impuesto sí logró la reducción promedio del 6% en el consumo de bebidas azucaradas durante el 2014, disminución que alcanzó el 12% en diciembre del mismo año; es decir, los mexicanos consumieron 4.2 litros menos de bebidas azucaradas. Incluso en los hogares de menores ingresos la disminución fue mayor, al registrar 9% en promedio durante el año y en diciembre 17%.

En consecuencia, a decir del director del CINyS, el impuesto sí funcionó, y de seguir aplicándose, para 2050 habría 400, 000 casos menos de diabetes diagnosticados en México, donde se registra 24 mil muertes al año por consumo de azúcar y que entre el 58 y 85% de la población consume más del 10% del total de energía de azúcares añadidos.

Respecto a los argumentos sostenidos por los doctores Seira Bejarano y Flores Curiel sobre que el impuesto no redujo la ingesta de calorías ni el índice de masa corporal, el Dr. Rivera Dommarco aseveró que exigir reducciones de sobrepeso y obesidad en el corto plazo revela el desconocimiento de la fisiopatología de estos padecimientos.

Finalmente, el Dr. Pablo Kuri Morales, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud y moderador de la sesión, exhortó a los investigadores presentes en la reunión a presentar a la Secretaría de Salud la evidencia generada por sus grupos de trabajo, a fin de mejorar el diseño de las políticas públicas sanitarias del país.

Puedes ver la grabación del foro “Efectos en la salud de la disminución del consumo de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico” desde el canal de Livestream de la ANM.

 

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:10 por Webmaster INSP