El impuesto a refrescos tiene potencial de reducir diabetes, enfermedades cardíacas y costos de atención en México


El impuesto al consumo de refrescos y bebidas azucaradas del 10% implementado por el gobierno mexicano en 2014 puede prevenir que cientos de miles de adultos desarrollen diabetes y enfermedades cardiovascular y ahorrarle al gobierno aproximadamente 1000 millones de dólares en costos directos de salud en los siguientes 10 años, aseguran investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en Cuernavaca, México, y de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), EUA.

El estudio, publicado esta semana en PLOS Medicine, estima que en los próximos 10 años el impuesto al refresco y bebidas azucaradas prevendrá aproximadamente 190,000 casos de diabetes, 20,000 infartos y accidentes cerebrovasculares y 19,000 muertes en adultos mexicanos de 35 a 94 años de edad. Tomando en cuenta únicamente el efecto del impuesto sobre la diabetes se espera que reduzca el gasto en consultas médicas y hospitalizaciones por 983 mil dólares internacionales.

Los investigadores estiman que los beneficios a la salud se concentrarán con más fuerza en adultos jóvenes por ser el segmento de edad con mayor consumo de refrescos y bebidas azucaradas y porque representan una proporción mayor de la población en comparación con adultos de mayor edad.

"Hemos observado que el impuesto al consumo de refrescos y bebidas azucaradas ha comenzado a reducir el consumo en México. Este trabajo destaca los grandes beneficios a la salud por reducción de diabetes en México si el impuesto y la reducción en el consumo continúan”, dijo el Dr. Simón Barquera, investigador principal del equipo del INSP que inició y dirigió este trabajo.

La epidemia de diabetes es particularmente sorprendente en México, donde casi tres cuartos de los adultos tiene sobrepeso u obesidad y la prevalencia de diabetes se ubica entre las más altas del mundo. “La mayor parte de los casos nuevos de diabetes prevenidos será probablemente en adultos jóvenes, lo cual sugiere que los beneficios a la salud podrían extenderse a futuro de forma importante", comentó la Dra. Kirsten Bibbins-Domingo, investigadora principal del equipo de UCSF y autor correspondiente del estudio.

Un estudio previo con datos de consumidores demostró que el impuesto estaba asociado con reducciones en las compras de refrescos y bebidas azucaradas en el primer año después de la implementación. El presente estudio cuantificó el impacto en salud y en gasto que puede esperarse en los siguientes años, con base en un modelo de simulación de diabetes y enfermedad cardiovascular en México (el CVD Policy Model- Mexico) utilizando datos de diversas fuentes y adaptando de un modelo computacional del mismo nombre establecido en EUA.

El CVD Policy Model-Mexico se creó de forma colaborativa por investigadores del INSP y de UCSF a través de un financiamiento de la Universidad de California (UC-MEXUS) y de los Institutos Nacionales de Salud de los EUA.

Artículo de referencia: Sanchez-Romero LM, Penko J, Coxson PG, Fernandez A, Mason A, Moran AE, Avila-Burgos L, Odden M, Barquera S, Bibbins-Domingo K (2016) Projected Impact of Mexico’s Sugar-Sweetened Beverage Tax Policy on Diabetes and Cardiovascular Disease: A Modeling Study. PLoS Med 13(10): e1002158. doi:10.1371/journal. pmed.1002158

Para consulta del artículo, ingresar al siguiente enlace: http://www.plosmedicine.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pmed.1002158

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:14 por Webmaster INSP