Cobertura de atención a la salud mental de las mujeres embarazadas


  • Se requieren protocolos formales, la implementación de herramientas breves de tamizaje y de intervención psicosocial, para promover la detección y la atención a problemas de salud mental de las mujeres en la etapa perinatal.

En México, los servicios de salud tienen el reto de implementar herramientas y protocolos de atención adecuados para la salud mental de las mujeres embarazadas, ya que su bienestar y el desarrollo de sus bebés pueden verse comprometidos por la aparición de depresión durante la gestación y el puerperio.

En general, las mujeres con depresión perinatal sufren de bajo estado de ánimo, ansiedad extrema, sentimientos de culpa, angustia respecto a las expectativas sociales sobre cómo debería sentirse y actuar, así como comportamientos poco saludables y de riesgo; de no recibir tratamiento, sus hijos pueden desarrollar problemas cognitivos, conductuales y emocionales(1) .

Tan solo respecto a la depresión materna se estima que alrededor de 2 millones de mujeres con un hijo menor de 5 años (1 de cada 5) presentan síntomas depresivos, equivalente a que 4.6 millones de niños y niñas viven con una madre deprimida(2) , de acuerdo con la investigación realizada por la Dra. Filipa de Castro, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), con base en datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012.

Dicha investigación, publicada el año pasado en la revista Salud Pública de México, también arrojó que las tasas de detección y atención a la salud mental antes y después del parto eran bajas. En este sentido, durante este año, la Dra. De Castro presentó el estudio “Provider report of the existence of detection and care of perinatal depression: quantitative evidence from public obstetric units in Mexico”, en el que analizó el nivel de la cobertura nacional y regional en atención de la depresión perinatal en 211 unidades obstétricas de los centros de salud del segundo y tercer nivel de atención, adscritos a diferentes instituciones de salud del país (SSA, ISSSTE, IMSS, IMSS-Oportunidades).

Los principales resultados arrojaron que el 64% de las unidades obstétricas ofrecían servicios de atención para la salud mental en general, mientras que solo una minoría contaba con protocolos para la detección o la atención a la depresión (37% y 40%, respectivamente).

El estudio evidenció importantes brechas regionales en la cobertura tanto de servicios de atención a la salud mental de las mujeres, en general, y sobre todo, en la existencia de protocolos específicos para la detección y atención a la depresión postnatal. Más de la mitad de las unidades de salud en la región Sur y Norte del país no cuentan con servicios de atención a la salud mental de las usuarias, y más de dos en cada tres unidades en estas regiones no cuentan con protocolos de detección y atención a la depresión postnatal. La región conformada por la Ciudad de México y el Estado de México cuenta con mejor cobertura de atención a la salud mental, sin embargo, no se registraron protocolos de detección y atención a la depresión postnatal en más del 20% de las unidades en esta región.

El análisis también registró que las unidades con servicios de salud mental y de atención para la depresión mental contaban con mayor número de personal médico y de psicólogos respectivamente, en comparación con las aquellas que no ofrecían dichos servicios.

Para las autoras del trabajo, este panorama refleja la necesidad de la implementación en los servicios de salud de protocolos breves para la detección y atención oportuna, así como incrementar el número de psicólogos en las unidades obstétricas.

Sin embargo, reconocen que la demanda de atención superaría la capacidad del personal capacitado para proporcionar tratamiento a las mujeres embarazadas en esta condición, por lo que proponen que personal no clínico, como trabajadores sociales, realicen intervenciones psicosociales de bajo costo para reducir los efectos de la depresión, como visitas domiciliarias, educación psicológica, técnicas de cognitivo-conductuales, así como estrategias de apoyo social.

Redacción INSP


REFERENCIAS

  1. María Asunción Lara, et al. “La depresión Perinatal” en La depresión y otros trastornos psiquiátricos. Documento de Postura. Academia Nacional de Medicina, 2015.
    Disponible en http://www.anmm.org.mx/publicaciones/CAnivANM150/L27_ANM_DEPRESION.pdf
  2. Filipa de Castro et al., "Sintomatología depresiva materna en México: prevalencia nacional, atención y perfiles poblacionales de riesgo",Salud Pública de México, vol. 57, no. 2, marzo-abril de 2015.
    Disponible en http://bvs.insp.mx/rsp/_files/File/2015/vol%2057%20No%202/4depresiva(1).pdf
Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:15 por Webmaster INSP