Avances y retos en la atención a las inequidades en salud en México


En el último número de 2016 de Salud Pública de México, se publicaron cuatro artículos que documentan tanto el nivel como la tendencia en la desigualdad en salud en México, asociada con estatus socioeconómico en un conjunto de indicadores de acceso y resultados de salud. Las desigualdades analizadas señalan diferencias por condición socioeconómica, por sexo, por ámbito de residencia, y por condición indígena, y son en ese sentido indicadores de inequidades en salud, las que se han definido como diferencias evitables e injustas.

Los análisis se presentan como los primeros insumos que se desarrollan en el marco del Observatorio Nacional de Inequidades en Salud (ONIS), instancia que coordinada por la Secretaría de Salud y con una fuerte participación académica permitirá monitorear la situación en esta temática en el país, aprovechando para ello la riqueza de información disponible y el compromiso multi-sectorial alcanzado.

En un editorial publicado en el mismo número, el Subsecretario de Integración y Desarrollo del Sector Salud, Dr. José Meljem Moctezuma, señala que el ONIS será un espacio para la discusión y monitoreo de las inequidades en salud, y de esta forma contribuir a garantizar el derecho a la protección de la salud establecido en el artículo 4to de la Constitución (http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/8397/10956).

Así como hace unos meses se argumentó por parte de los doctores Gutiérrez y García Saisó, en un comentario publicado en la revista The Lancet, que las inequidades en salud representan el principal reto de México con relación a la salud (http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(16)31726-3/abstract), señalando las importantes diferencias que por entidad de residencia se observan en el país en resultados en salud pero también en factores de riesgo, en los análisis publicados en Salud Pública de México se destacan diferencias asociadas al nivel socioeconómico de los individuos y hogares, destacando aquellas que incluso se han incrementado en el tiempo (entre 2000 y 2012).

Se destacan asimismo los indicadores en los cuales se ha presentado un claro avance en el país, como es el caso del aseguramiento en salud, para el cual se ha eliminado la brecha por condición socioeconómica en el periodo señalado, si bien se ha incrementado la brecha en acceso real a los servicios, midiéndola como la no atención a problemas de salud por causas imputables a los servicios (http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/7920).

Por lo que se refiere a indicadores en niñas y niños, se muestra la eliminación de la brecha en cobertura de vacunación y atención a accidentes, en tanto que persiste la relacionada con atención adecuada para infecciones respiratorias agudas, que sugiere retos en el ámbito de la calidad de los servicios (http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/7921).

Las brechas con relación a adolescentes se han incrementado en lo que se refiere al acceso a métodos anticonceptivos, y en consecuencia con relación al embarazo, que ocurre con mayor probabilidad en el grupo de menor ingreso. En sentido inverso, persiste una mayor probabilidad de fumar y tomar alcohol entre las y los adolescentes de mayor ingreso, si bien en particular estas tienden a cerrarse entre las mujeres por un incremento en el consumo entre las de menor ingreso (http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/7922).

Finalmente, para el caso de los padecimientos crónicos entre adultos, en lo general las brechas han tendido a cerrarse en lo que se refiere a la atención de diabetes e hipertensión, si bien persisten en lo que se refiere a la presencia de complicaciones en diabetes, un indicador sobre la calidad de la atención a la misma (http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/7923).

Redacción INSP

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:15 por Webmaster INSP