INSP participa en estudio sobre cambios ocurridos en el consumo de refrescos, peso y circunferencia de la cintura de 11,218 docentes mexicanas


171103 interna consumo refrescos esmaestras

El pasado 11 de octubre del año en curso, el American Journal of Public Health publicó el estudio denominado Changes in Sugar-Sweetened Soda Consumption, Weight, and Waist Circumference: 2-Year Cohort of Mexican Women, cuyo objetivo fue evaluar los cambios ocurridos (entre 2006 y 2008) en el consumo de refrescos azucarados, peso y circunferencia de cintura, en una cohorte de 11,218 mujeres docentes mexicanas, de 25 años o más, pertenecientes al estudio ESMaestras del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

De acuerdo con este estudio, el cambio en el consumo de refrescos azucarados por parte de las mujeres participantes estuvo asociado con cambios en su peso y circunferencia de cintura.

Al inicio del estudio, el consumo promedio de refrescos endulzados con azúcar por parte de la maestras era menos de la mitad de una porción por día, y solo el 20% informó sobre el consumo de refrescos sin azúcar. La edad promedio al inicio del estudio fue de 43.3 años; la media del índice de masa corporal (IMC) inicial fue de 27.2, y el 65% tenía sobrepeso u obesidad.

Entre 2006 y 2008, las mujeres que disminuyeron ligeramente el consumo de refrescos azucarados (-0.6 porciones/semana) y refrescos sin azúcar (-0.5 porciones/mes), aumentaron 1.1 kilogramos en promedio. Después de ajustar los valores basales y los cambios en los factores dietéticos y de estilo de vida, las maestras que disminuyeron su consumo de refrescos azucarados (-1 porción/semana) ganaron menos peso (-0,4 kg) en comparación con quienes no cambiaron la ingesta.

Por el contrario, las maestras que aumentaron su consumo de refrescos azucarados (+1 porciones/semana), ganaron un promedio de 0.3 kilogramos más de peso que las mujeres que no cambiaron la ingesta. En un modelo lineal, un aumento en el consumo de refresco endulzado con azúcar de 1 porción por día se asoció con un aumento de peso significativo de 1.0 kilogramo. Los cambios en el consumo de refrescos sin azúcar no fueron asociados con el cambio de peso.

En cuanto a la circunferencia de la cintura, se observó un aumento promedio general de 1.1 centímetros durante los 2 años. La disminución y el aumento del consumo de refrescos endulzados con azúcar se asociaron con cambios significativos en la circunferencia de la cintura: el aumento del consumo de refrescos azucarados en una porción por día se asoció con un aumento de casi 1 centímetro en la circunferencia de la cintura (0,9 cm).

A diferencia de un estudio de cohorte a gran escala realizado en Estados Unidos con mujeres y hombres, con un seguimiento de 20 años, que evaluó el consumo de bebidas endulzadas con azúcar cada 4 años, donde se observó un aumento de 0.4 kilogramos por porción de refrescos azucarados aumentada, el presente estudio realizado con población hispana reveló una asociación más fuerte: el aumento de 1 porción por día en el consumo de refrescos endulzados con azúcar se asoció con un aumento de peso de 1 kilogramo, durante el periodo de 2 años.

La asociación de refrescos azucarados y el aumento de peso fue más fuerte entre las mujeres que tenían sobrepeso u obesidad al inicio del estudio, en comparación con las de peso normal. La evidencia reciente sugiere que la circunferencia de la cintura puede no ser un mejor indicador del riesgo cardiometabólico en los hispanos en relación con la adiposidad total, como se pensaba. A pesar de ello, la consistencia de la relación entre los cambios en la ingesta de refrescos azucarados y el peso y la circunferencia de la cintura constituyó un elemento importante en los resultados del estudio.

 

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:19 por Webmaster INSP