Enfermedades Zoonóticas


180514 Interna enfermedades zoonoticas

Enfermedades que sufren los animales y que pueden ser transmitidas a los humanos

“Las enfermedades zoonóticas son enfermedades que sufren los animales, cuyos agentes patógenos responsables de estas enfermedades pueden ser transmitidas en forma directa o indirecta a los humanos. Esa sería la definición más simple de lo que es una zoonosis o una enfermedad zoonótica”, comentó el Dr. Celso Ramos García, investigador en Ciencias Médicas del Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (CISEI) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), durante su entrevista en el programa “Frecuencia animal”, de Radio Ciudadana, radiodifusora del Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

De acuerdo con el Dr. Ramos, los agentes causales de estas patologías, tanto en humanos como en animales, son de una gama muy amplia: “estamos hablando de patógenos como bacterias, virus, protozoarios, helmintos e inclusive hongos, es decir, toda la gama de agentes patógenos, la mayoría de los cuales son zoonóticos, es decir, se comparten entre los humanos y los animales”, explicó.

Existen dos formas de transmisión de estas enfermedades: la vía directa, que se da mediante el contacto directo con el animal infectado, como en el caso de la rabia, la cual se transmite no solo por la mordedura sino a través del contacto con la saliva, donde sabemos que está el virus y donde no se requiere ningún intermediario entre el animal y el humano; y la indirecta, que requiere la participación de otro animal artrópodo —que en la biología es llamado vector biológico—, en el que el agente patógeno es tomado generalmente cuando sustrae sangre de una persona infectada, completa su ciclo biológico en el vector y lo transmite a los humanos. “Estos intermediarios o vectores suelen ser los mosquitos (los más comunes), las garrapatas, los piojos y las pulgas, entre los más importantes”, destacó el investigador del INSP.

Según el especialista del CISEI, el problema de las enfermedades zoonóticas puede ser abordado desde dos puntos de vista: el de la salud pública, es decir, el de la salud humana; y desde la salud animal, que tiene que ver con todos los aspectos veterinarios. En ambos casos existe vigilancia epidemiológica, no solamente en las ciudades. Al respecto, señaló que existen también mecanismos de vigilancia de otros agentes patógenos, no solo en las zonas urbanas sino en las zonas rurales, o inclusive en las zonas silvestres. “En la época de migración de las aves del norte de América a México, Centro o Sudamérica, algunas de ellas pueden viajar infectadas de algún patógeno, y al llegar a su sitio de anidamiento —a México, por ejemplo—y encontrar las condiciones para que el patógeno que traen se pueda transmitir a animales o inclusive a los humanos, pueden dar lugar a la presentación de brotes o casos de enfermedades. Las aves migratorias participan de modo muy importante en el movimiento de los agentes patógenos”, ejemplificó el Dr. Ramos.

Más adelante, el Dr. Ramos García habló de los perros que no tienen dueño y viven en la calle sin ningún tipo de protección, vacuna, desparasitación, con alimentación muy limitada y estado nutricional débil. Y, según advirtió, “uno de los mayores problemas de los perros callejeros son las garrapatas, vectores de una diversidad de agentes patógenos, como la enfermedad de Lyme (de la cual ya existen casos en México) o de la rikketsiosis, otro problema que afecta a los caninos. Estos patógenos son transmitidos por la mordedura de las garrapatas en los humanos.”

De acuerdo con el investigador del INSP, estos problemas deberían ser abordados con responsabilidad por el sector veterinario, en colaboración con los médicos de humanos. “Debería haber una conciencia colectiva donde estén implicados el propietario del animal, el médico y el médico veterinario”, concluyó.

Para escuchar la entrevista completa los invitamos a acceder al siguiente audio:




Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:21 por Webmaster INSP