Informe Mundial sobre la Violencia contra los Niños y las Niñas, UNICEF


180604 Interna violencia ninios unicef

El 4 de junio se celebra el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de la Agresión. El Artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño (1989) consagra el derecho de los niños y las niñas a la protección contra la violencia, y pide la adopción de medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas para proteger a los niños y niñas contra toda forma de violencia y abuso.

De acuerdo con datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), mil millones de niños sufren cada año alguna forma de violencia emocional, física o sexual; y un infante muere cada cinco minutos como resultado de la violencia, a pesar del derecho de los niños y niñas a la protección contra la violencia, estipulado en el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

El Informe Mundial sobre la Violencia contra los Niños y las Niñas de la UNICEF, publicado en 2006, señala que el 75 % de los/as niños/as de entre 2 y 4 años (unos 300 millones en el mundo) sufren agresión psicológica o castigos físicos, y seis de cada diez pequeños/as de un año son sometidos sistemáticamente a algún tipo de disciplina violenta en 30 países, siendo las niñas quienes sufren considerablemente más violencia sexual que los niños, “y su mayor vulnerabilidad a la violencia en muchos entornos es debida, en gran parte, a la influencia de relaciones de poder basadas en el género, profundamente arraigadas en la sociedad.”

Este mismo documento destaca que la mitad de la población en edad escolar (unos 732 millones de niños) viven en países donde no están prohibidos los castigos corporales en las escuelas, y que en todas las regiones, en absoluta contradicción con las obligaciones de los Estados respecto a los derechos humanos y a las necesidades de desarrollo de los niños y niñas, muchas formas de violencia contra la infancia siguen siendo legales, autorizadas por el Estado y socialmente aprobadas, lo cual, junto con las formas extremas de violencia, traen consigo consecuencias devastadoras para la salud y bienestar (actuales y futuros) de los infantes.

De acuerdo con el portal web de la UNICEF México, en nuestro país la violencia constituye un factor determinante para la deserción escolar, así como una causa importante de muerte infantil. Según esta información, miles de niños, niñas y adolescentes mexicanos crecen en un contexto de violencia cotidiana (el cual incluye violencia física, sexual, psicológica, discriminación y abandono) que deja secuelas profundas e incluso termina cada año con la vida de centenares de ellos.

Según el Informe Nacional sobre Violencia y Salud de 2006, cada día mueren en México 2 niños/as con menos de 14 años a causa de la violencia.

Recomendaciones para prevenir la violencia contra los niños y las niñas

Para hacer frente a esta terrible situación, la UNICEF ha propuesto diversas medidas, entre las que destacan las siguientes:

  • La promulgación y aplicación por parte de los gobiernos de leyes nacionales efectivas contra la violencia que incluyan la prohibición del castigo corporal, así como la introducción de penas estrictas para el abuso sexual, la exigencia de información y seguimiento para los asistentes sociales y trabajadores sanitarios, códigos de conducta para maestros, oficiales de policía, guardas y otras personas que trabajen en estrecha proximidad con niños y niñas.
  • La apertura del debate sobre este tema en la sociedad. La violencia contra los niños y las niñas no es un asunto privado, y es necesario llevarla a la atención del público a través de los medios de comunicación, a fin de fomentar conductas y prácticas más protectoras, y ayudar a los niños y niñas a expresarse sobre la violencia.
  • La ayuda a los niños y las niñas a identificar, evitar y, si es necesario, afrontar situaciones potencialmente violentas, ofreciéndoles información sobre sus derechos y sobre cómo deben comunicar de una forma segura información sobre abusos a quien pueda tomar medidas.
  • La formación de maestros, asistentes sociales, personal médico y otras personas que estén en estrecha proximidad con las niñas y los niños, sobre medidas de prevención y protección, para que puedan detectar el abuso a tiempo y ofrecer respuestas apropiadas.

A este respecto, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) cuenta con una Línea de investigación en Prevención de Lesiones y Violencia (PLV), cuya misión es generar evidencia científica de calidad y pertinencia, así como formar líderes locales y regionales en los temas de lesiones por accidentes y violencia, con el fin de disminuir la carga de la enfermedad que generan.

La visión de esta Línea de Investigación, la cual se halla adscrita al Centro de Investigación en Salud Poblacional (CISP) y al Centro de Investigación en Sistemas de Salud (CISS) del INSP es ser reconocida a nivel nacional e internacional por la pertinencia y calidad de sus actividades en favor de la prevención de las lesiones por accidentes y violencia.

Entre los múltiples proyectos que lleva a cabo esta Línea de Investigación destacan, entre otros, los siguientes: Adolescentes expuestos a la violencia en la comunidad: implicaciones para un abordaje individual y contextual; Análisis del proceso de identificación de la violencia familiar durante el embarazo: la respuesta de los prestadores de servicios y la experiencia de las usuarias; Conducta suicida en jóvenes adolescentes en México; Estrés psicológico, violencia y salud en mujeres mexicanas, y Evaluación de los estudios e investigaciones apoyados por el gobierno federal en torno al tema de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia de género.

FUENTES:

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:21 por Webmaster INSP