Presenta el INSP el libro "La obesidad en México" ante legisladores


190214 Interna Presentacion libro obesidad 2019

“Parece increíble que en menos de 30 años hubo un aumento inusitado del sobrepeso y obesidad en México, lo que a los países desarrollados les tomó más de dos siglos”, destacó el Dr. Juan Rivera Dommarco, director general del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), al describir la situación actual de este problema de salud frente a legisladores, representantes del Gobierno de la República y de la sociedad civil, durante la presentación del libro La obesidad en México. Estado de la política pública y recomendaciones para su prevención y control.

Lo anterior tuvo lugar en la mesa de trabajo “La obesidad en México. Una política sólida para combatir la epidemia”, organizada por la diputada Carmen Medel, secretaria de la Comisión de Salud, el pasado miércoles 13 de febrero en las instalaciones de la Cámara de Diputados.

El director del INSP explicó que en el país 7 de cada 10 adultos tienen sobrepeso y obesidad, lo que conlleva a desarrollar diabetes, dislipidemias, 15 tipos de cáncer, discapacidad, mortalidad temprana en adultos que deberían seguir vivos, reducción de la calidad de vida y altos costos para el sistema de salud y las familias.

Puntualizó que el origen de la epidemia es sistémico, pues la alimentación inadecuada, el sedentarismo, la falta de entornos saludables, la alta producción y oferta de comida chatarra en detrimento de alimentos saludables, la publicidad y la intervención de la industria en las políticas públicas de salud han incidido negativamente.

De acuerdo con el Dr. Rivera Dommarco, la interacción de estos factores se puede resumir en “dos grandes temas: un sistema y un ambiente alimentarios en los que la alimentación y la hidratación no saludable son las opciones por defecto, así como un ambiente construido que dificulta la actividad física y fomenta el sedentarismo; y por otro lado, la falta de una estrategia integral de comunicación educativa de orientación alimentaria y nutricional, de la que ha abdicado el Estado y la ha dejado en manos de quienes nos venden por intereses comerciales estos productos”.

Como resultado de esto, lamentó que en México pese a tener una dieta sana comparable a la mediterránea y reconocida como patrimonio de la humanidad, el 30% de las calorías que se consumen proviene de refrescos y comida chatarra. "Estamos dejando nuestras tradiciones alimentarias y adoptando tradiciones de países que no saben cómo comer”.

Ante este panorama, explicó que el libro La obesidad en México es una postura de la Academia Nacional de Medicina, la UNAM y el INSP que contiene las recomendaciones sobre política pública y está dirigida a la nueva administración federal, a la que aseveró que “es la última oportunidad que México tiene para combatir la obesidad”.

Por su parte, el Dr. Simón Barquera, director adjunto del Centro de Investigación en Salud y Nutrición (CINyS) del INSP, detalló que para modificar los entornos alimentarios y de actividad física “es necesario el trabajo conjunto de los diferentes sectores del gobierno, la academia y la industria”. En este sentido, dijo que una acción clave es la prevención de obesidad en etapas tempranas de la vida a través de la lactancia materna y la regulación de la publicidad de los sucedáneos de la leche materna.

También explicó que es necesario fortalecer la regulación de la publicidad de alimentos no saludables, pues la actual está basada en recomendaciones de la industria, y adoptar un etiquetado de advertencia basado en organismos de salud y fácil de comprender.

En tanto, la Dra. Arantxa Colchero, investigadora del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del INSP, expuso que el impuesto a las bebidas azucaradas mostró resultados favorables que podrían mejorar si se incrementa 20 por ciento, dado que la reducción del consumo de estos productos fue del 7.6 por ciento, disminución que fue más acentuada en los hogares de escasos recursos de las áreas urbanas.

A su vez, la Dra. Mishel Unar, jefa del departamento de Nutrición Materna, del Niño y Adolescente del INSP, afirmó que para modificar el sistema alimentario es necesario posicionar la nutrición y la salud como un eje central de las políticas, así como subsidiar la cadena alimentaria de productos saludables como verduras, frutas, leguminosas y oleaginosas.

En el evento también participó el Dr. Miguel Malo Serrano, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), quien indicó que el sobrepeso y obesidad se triplicó en los últimos 40 años y apuntó que esto no es un problema individual sino social, con lo cual coincidió el Dr. Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, al afirmar que la responsabilidad para atender esta epidemia es estructural, por lo que es necesario que el enfoque de la salud pública sea integrador, amplio e invitar a la colaboración multisectorial.

 

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:23 por Webmaster INSP