Cohorte ELEMENT: 25 años de aportes a la salud materno infantil


190918 Interna Element

Un artículo recientemente publicado en la revista científica BMJ Open presenta la historia y características del estudio de cohorte ELEMENT (Early Life Exposure in Mexico to ENvironmental Toxicants). La publicación de este perfil del estudio coincide con el 25 aniversario de ELEMENT, fundado en 1994 por el Dr. Mauricio Hernández Ávila, el Dr. Howard Hu y el Dr. Eduardo Palazuelos. Desde 2002 el proyecto es liderado en México por la Dra. Martha María Téllez Rojo, investigadora del Centro de Investigación sobre Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, y en Estados Unidos por la Dra. Karen E. Peterson de la Universidad de Michigan. A lo largo de 25 años han colaborado en ELEMENT investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, el Instituto Nacional de Perinatología y el Centro Médico ABC en México, así como de las Universidades de Michigan, Harvard, Toronto e Indiana en Estados Unidos.

El propósito original de ELEMENT fue estudiar los riesgos y efectos para el recién nacido asociados a la exposición a plomo durante el embarazo, y si la suplementación con calcio puede mitigar los efectos adversos, tanto en salud como en neurodesarrollo del recién nacido. Desde entonces y hasta la actualidad, ELEMENT ha dado seguimiento a pares madre/hijo(a) en múltiples rondas de seguimiento que se describen en el artículo y en el que se enfatiza la relevancia del estudio: “Mediante la utilización de un repositorio de muestras biológicas cuidadosamente archivadas para medir otras exposiciones prenatales, el almacenamiento de ADN y la rigurosa medición de una amplia gama de resultados de salud y desarrollo infantil, ELEMENT se ha convertido en un importante recurso para la investigación sobre los efectos de exposiciones en etapas tempranas de la vida y resultados de salud y desarrollo”.

El artículo destaca algunos de los principales hallazgos de ELEMENT, por ejemplo, en las primeras etapas demostró que el hueso materno es una fuente endógena de exposición fetal a plomo debido a la movilización del plomo almacenado en hueso que se libera durante el embarazo y la lactancia. También demostró que la suplementación con calcio durante el embarazo y la lactancia reduce la resorción de plomo del hueso materno y, por lo tanto, los niveles de plomo circulante. En etapas posteriores, resultados del estudio documentaron que la exposición temprana a plomo se asocia con déficits neurocognitivos y trastornos de conducta en los niños, así como presión arterial alta y menor peso durante la infancia.

El artículo da cuenta además de otros resultados producidos con datos de ELEMENT sobre otros tóxicos como los ftalatos y el bisfenol A, encontrados en plásticos y productos para el cuidado personal; otros metales como el mercurio, el manganeso, y el cadmio; pesticidas y fluor; así como otros biomarcadores (plasma, cabello y dientes) y otros resultados (maduración sexual y metabólica).

Los participantes activos del estudio ELEMENT incluyen mujeres adultas en la etapa de la perimenopausia, así como adolescentes y adultos jóvenes que han sido estudiados desde la etapa prenatal, por lo que ELEMENT planea continuar estudiando los efectos de largo plazo de la exposición a tóxicos ambientales en esta población, así como iniciar el seguimiento de la tercera generación de participantes para estudiar los efectos intergeneracionales de las exposiciones in utero.

El artículo es de libre acceso y se puede consultar en https://bmjopen.bmj.com/content/9/8/e030427?rss=1

Dra. Martha María Téllez Rojo

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:27 por Webmaster INSP