¡Actívate contra el mosquito!


191030 interna dengue

El dengue es una enfermedad causada por un virus de la familia Flaviviridae y transmitida por el mosquito Aedes aegypti; ocurre durante todo el año, pero suele ser más frecuente en los meses lluviosos, principalmente al sur de México. Los síntomas presentados son similares a los de un resfriado intenso y, en ocasiones, puede desarrollarse la forma más grave, conocida como dengue grave o hemorrágico.

La transmisión de este virus inicia cuando los mosquitos hembra se alimentan de sangre de personas o animales, principalmente en la mañana y al atardecer, antes de que oscurezca. Después de eso, depositan sus huevos en recipientes con agua (en promedio de 100 a 200 huevos por puesta(1)). Pueden desovar hasta cinco veces en su vida. Un huevo tarda entre 7 y 10 días en convertirse en un mosquito adulto(2), tras lo cual, en caso de ser hembra, se reinicia el proceso de alimentación y transmisión del virus del dengue.

Además, los huevos del mosquito pueden permanecer secos durante más de un año y nacer al entrar en contacto con el agua(3).

El dengue está presente en casi todo México y tiene una gran importancia para la salud debido al número de casos anuales que se registran. Los síntomas de la enfermedad incluyen fiebre (40°C), dolor de cabeza muy intenso, dolor en los ojos, dolor muscular y de articulaciones, náuseas, vómito, salpullido. La forma grave se caracteriza por dolor en el abdomen, vómito persistente, dificultad para respirar, sangrado (nariz, encías, en vómito), cansancio intenso y disminución de la temperatura corporal(3). Además, esta forma más agresiva es más probable desarrollarla si ya se ha tenido una infección por el mismo virus anteriormente(4).

Ante la aparición de los síntomas de cualquiera de las dos formas del padecimiento es necesario acudir a los servicios de salud más cercanos para recibir el tratamiento adecuado(4). La mejor forma de prevenir la infección por dengue es eliminar los criaderos de mosquitos o evitar el contacto entre estos y las personas.

Para el control del mosquito, la Norma Oficial Mexicana NOM-032-SSA-2014 recomienda aplicar la estrategia de “vivienda y agua segura”(5), que consiste en la instalación mosquiteros en puertas y ventanas para impedir la entrada de mosquitos a las casas, al mismo tiempo que se mantiene el patio limpio y se cuida el agua que está almacenada. Las medidas recomendadas para eliminar potenciales criaderos de mosquitos son las siguientes:

  • Voltear los recipientes con agua que no se utilicen.
  • Lavar los recipientes de uso regular con agua, jabón y cloro, al menos una vez por semana.
  • Tapar o cubrir los recipientes donde se almacena agua (cubetas, tinacos, cisternas, entre otros).
  • Eliminar recipientes o cacharros que no se utilizan (bolsas de plástico, neumáticos, latas vacías).
  • Poner bajo techo los recipientes para que no acumulen agua de lluvia.
  • Mantener limpios los canales de desagüe y el drenaje, para evitar que se estanque el agua.
  • Cambiar el agua de macetas y floreros al menos una vez por semana.
  • Limpieza de fuentes, bebederos de aves, recipientes de agua para mascotas, entre otros.

Otras medidas recomendadas son el uso de ropa que evite la exposición de la piel en las horas del día en que los mosquitos están más activos (especialmente durante la presencia de brotes) y el uso de repelentes e insecticidas(6).

 

Redacción  CENIDSP


 

Fuentes

 

 

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:27 por Webmaster INSP