10 tips para que la gripe no arruine tus fiestas navideñas


191219 interna gripe navidad

Se acercan las fiestas decembrinas, una temporada para disfrutar de vacaciones y convivir con amigos o familia. En estas fechas nadie quiere pasarla con estornudos, congestiones y secreción nasal.

Para que la gripe no te arruine tus fiestas, te compartimos 10 recomendaciones para prevenir el resfriado común en este invierno y puedas quebrar la piñata sin el moquito indiscreto:

  1. Ventila adecuadamente las habitaciones, evita corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura.
  2. Abrígate bien, cubre nariz y boca al salir de una habitación.
  3. Consume mucha agua, frutas y verduras con alto contenido en vitamina C.
  4. La lactancia materna ayuda a aumentar las defensas de tu bebé.
  5. Lava tus manos con frecuencia (la contaminación de manos es la principal vía de transmi-sión); evita tocar ojos, nariz y boca con las manos sucias.
  6. Los niños menores de 5 años, los adultos mayores y las personas con enfermedades cró-nicas (cardiacas, pulmonares, renales, metabólicas, hepáticas, o hematológicas) deben vacunarse contra la influenza y la neumonía. Si eres trabajador de la salud, también debes vacunarte.
  7. Evita quemar leña o usar braseros en habitaciones cerradas.
  8. Evita fumar.
  9. En caso de presentar síntomas de gripe, no te automediques y acude a valoración médica para recibir un diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado.
  10. Cuando tosas o estornudes, cubre tu boca y nariz con el antebrazo.

Recuerda que la mayor parte de las infecciones respiratorias son provocadas por virus y no requieren de antibióticos. La mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.

Sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores y personas con otras afecciones médicas gra-ves, el resfriado puede conllevar graves complicaciones de la enfermedad subyacente, provocar neumonía, entre otras.

Mantente atento a la presencia de síntomas de alarma:

  • Dificultad para respirar o respiración acelerada.
  • Deshidratación.
  • Fiebre que persiste más de 4 días.
  • Síntomas que duran más de 10 días sin mejoría.
  • Síntomas, como tos, que ceden, pero reinciden o empeoran.
  • Empeoramiento de condiciones médicas crónicas.
  • Fiebre mayor a 38°C en bebés menores de 3 meses de edad.

 

Redacción  CENIDSP

 

Fuentes

 

Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:47:29 por Webmaster INSP