El control del tabaco en tiempos de la pandemia por Covid-19


UNA ESTRATEGIA PARA MEJORAR LA SALUD Y EL BIENESTAR DE TODOS LOS MEXICANOS


Luz Myriam Reynales Shigematsu, MD, MSc, PhD.
Jefa del Departamento de Prevención y Control de Tabaquismo, INSP. México


A quince años de la entrada en vigor del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), México continua en su esfuerzo por implementar todas las recomendaciones establecidas, con aciertos importantes en la implementación de advertencias sanitarias con pictogramas, el incremento de los precios de los productos de tabaco, vía impuestos y la promulgación de 14 leyes locales de ambientes 100% libres de humo de tabaco. Si bien la prevalencia de consumo de tabaco entre los adultos no ha presentado incrementos significativos en los últimos 5 años tampoco se observa una tendencia decreciente dirigida a reducir la carga de la enfermedad (morbi-mortalidad) o evitar el impacto económico negativo en el sector salud mexicano que causa la atención de las enfermedades atribuibles a tabaco y que asciende a casi 80 mil millones de pesos al año.

Por el contrario, la más reciente Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT 2018) nos revela que en México hay cerca de 15 millones de adultos fumadores de los cuales la mitad (7.5 millones) morirá en la próxima década por alguna enfermedad causada por este factor de riesgo; y de manera preocupante nos deja claro que la epidemia se desplaza y focaliza entre los más vulnerables: los adolescentes, las mujeres y los adultos jóvenes con menores ingresos económicos.

La actual pandemia por COVID 19, deja al descubierto la epidemia silente y soterrada de las enfermedades crónicas, la que ha quedado en segundo plano, pero que incluye las enfermedades cardio y cerebrovasculares, la diabetes, las enfermedades pulmonares crónicas (EPOC) y el cáncer; y donde el factor de riesgo causal no es un virus “nuevo” e “invisible”, son en contraposición factores de riesgo conocidos, ampliamente promocionados dentro de la población y donde la evidencia científica en salud pública ha demostrado que son completamente prevenibles. Hablamos de la epidemia de tabaquismo que no solo tiene un gran impacto en la epidemia de enfermedades crónicas sino tiene un efecto pronóstico negativo en el desarrollo de complicaciones y muerte por COVID 19.

La ENSANUT 2018 también nos alerta que 1.3 millones de menores de edad ya son fumadores de cigarros combustibles y 335 mil usan un dispositivo electrónico que libera nicotina, todos han sido captados por la creciente estrategia de mercadotecnia de la industria, quienes a través de la introducción de las cápsulas de sabor y los nuevos productos de tabaco (cigarros electrónicos, vapeadores, tabaco calentado) no solo los atrapa en la adicción a la nicotina, sino que desde temprana edad presentan alteraciones en el desarrollo neurológico y algunos desarrollan lesiones respiratorias pulmonares asociadas al uso de cigarros electrónicos o vapeo (EVALI), lesiones en su mayoría agudas, severas y mortales.

El consumo de tabaco y nicotina afecta directamente los mecanismos de defensa celular y humoral del sistema respiratorio de sus consumidores y usuarios, los cuales tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias infecciosas (bacterianas y virales) agudas incluyendo el SARS-COV 2; además como se describió previamente es un factor de riesgo causal de diabetes, enfermedades cardio-cerebrovasculares y EPOC que a su vez son factores de riesgo de las complicaciones y muerte por COVID 19.

Ciertamente estamos frente a un problema de salud pública muy complejo, que requiere una respuesta integral, multisectorial, globalizada, con base en evidencia científica independiente, libre de conflicto de intereses de la industria. En otras palabras, la adopción integra y completa de las directrices del CMCT de la OMS adoptadas por la Conferencia de las Partes, de la cual México es Estado Parte desde 2005. México tiene que dar un salto cuántico y superar el rezago en el control de tabaco con tres líneas de acción estratégica:

La primera reformando integralmente la Ley General para el Control de Tabaco (LGCT), para implementar a nivel nacional espacios públicos saludables 100% libres de humo de tabaco y de emisiones por vapeo, esta medida es fundamental para la protección de la salud de todos los mexicanos; esta estrategia debe acompañarse de la prohibición total y completa de la promoción, publicidad y patrocinio de todos los productos de tabaco la cual evita la experimentación y el inicio del consumo entre los jóvenes no fumadores y el reforzamiento del consumo y la adicción entre los fumadores. Dos medidas sinérgicas para informar y motivar al fumador al cese definitivo del consumo: la implementación del empaquetado neutro (sin logotipos, colores, imágenes de marca o promocionales), y el fortalecimiento de la cesación tabáquica que no solo incluya la provisión del tratamiento farmacológico, sino que la consejería y la atención llegue a todos los fumadores a través de las nuevas tecnologías móviles de salud (m-health, aplicaciones móviles para cesación tabáquica).

La segunda estrategia y la más costo-efectiva para la prevención del inicio del consumo entre los jóvenes no fumadores se logra incrementando los precios a todos los productos de tabaco a través de un impuesto específico con fines de salud pública. Esta medida, en un corto período de tiempo, disminuye el consumo y promueve la cesación entre los fumadores y a pesar de los mitos de la regresividad de los impuestos, el mayor impacto benéfico se observa entre los fumadores con ingresos bajos, quienes alcanzan las tasas más altas de cesación y en consecuencia evitando la mortalidad prematura y que muchos de ellos caigan por debajo de la línea de pobreza. La evidencia local y global confirma que es una medida progresiva, solo en México genera una recaudación anual cercana a los 43 mil millones de pesos mexicanos; los cuales bajo un esquema de administración eficiente, transparente, equitativo y solidario podría apoyar al financiamiento del sistema de salud, los gastos del sector para atender la actual emergencia por COVID 19 y los programas sociales y de bienestar de la población, coadyuvando al alcance de las metas de desarrollo sostenible en México.

La tercera estrategia, cerrando la filas a los nuevos productos de tabaco, manteniendo la prohibición para prevenir el consumo entre los adolescentes y adultos jóvenes, quienes son la población “objetivo” de la industria y a quienes se les engaña con una explosión de sabores, colores (publicidad subliminal) y un mensaje equivocado de “reducción del daño”, sumergiéndolos desde temprana edad en la adicción a la nicotina y alterando el sano desarrollo de los sistemas nervioso y respiratorio entre otros.

Hay suficiente evidencia científica que demuestra que el CMCT de la OMS ha logrado un impacto en la reducción de la carga de enfermedad por tabaquismo y que su implementación completa e integral trae beneficios inmediatos en la salud de las poblaciones que lo implementan, con ejemplos tangibles en nuestra América Latina como Brasil, Uruguay, Costa Rica, Panamá, Colombia y recientemente Bolivia. México tiene hoy una oportunidad única de redireccionar su estrategia para mejorar la salud de todos los mexicanos, al prevenir y controlar el uso de tabaco y nicotina, dispone de una “vacuna” para abatir la epidemia por enfermedades crónicas y los riesgos de infecciones y complicaciones por enfermedades respiratorias agudas, incluyendo la actual pandemia por COVID 19.



Lecturas Recomendadas

  • Zavala-Arciniega L, Reynales-Shigematsu LM, Levy DT, Lau YK, Meza R, Gutiérrez-Torres DS, Arillo-Santillán E, Fleischer NL, Thrasher J. “Smoking trends in Mexico, 2002-2016: before and after the ratification of the WHO's Framework Convention on Tobacco Control”. Tob Control. 2020 Feb 4. pii: tobaccocontrol-2019-055153. doi: 10.1136/tobaccocontrol-2019-055153. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32019893
  • Gutiérrez-Torres DS, Saenz de Miera Juarez B, Reynales-Shigematsu LM, Zavala-Arciniega L, Thrasher J. “Trends in cigarette brand preference among Mexican smokers: the rise of Pall Mall” [published online ahead of print, 2020 May 7]. Tob Control. 2020;tobaccocontrol-2019-055450. doi:10.1136/tobaccocontrol-2019-055450
  • Saenz de Miera Juarez B, Reynales-Shigematsu LM, Stoklosa M, Welding K, Drope J. “Measuring the illicit cigarette market in Mexico: a cross validation of two methodologies” [published online ahead of print, 2020 Mar 5]. Tob Control. 2020;tobaccocontrol-2019-055449. doi:10.1136/tobaccocontrol-2019-055449
  • Francisco Cartujano-Barrera, Rosibel Rodríguez-Bolaños, Evelyn Arana-Chicas, Katia Gallegos-Carrillo, Yvonne N. Flores, Gloria Pérez-Rubio, Ramcés Falfán-Valencia, Edward F. Ellerbeck, Luz Myriam Reynales-Shigematsu, Ana Paula Cupertino. “Enhancing nicotine replacement therapy usage and adherence through a mobile intervention: Secondary data analysis of a single-arm feasibility study in Mexico”. Tob Induc Dis. 2020; 18: 36. Published online 2020 May 4. doi: 10.18332/tid/120076
  • Lozano, P., Arillo-Santillán, E., Barrientos-Gutíerrez, I., Reynales Shigematsu, L. M., & Thrasher, J. F. (2019). “E-Cigarette Social Norms and Risk Perceptions Among Susceptible Adolescents in a Country That Bans E-Cigarettes”. Health Education & Behavior, 46(2), 275–285.
    https://doi.org/10.1177/1090198118818239
  • Global Tobacco Economics Consortium. The health, poverty, and financial consequences of a cigarette price increase among 500 million male smokers in 13 middle income countries: compartmental model study. BMJ 2018;361:k1162.
    http://dx.doi.org/10.1136/bmj.k1162


Presentación de la Dra. Luz Myriam Reynales Shigematsu

Adobe Reader





Última actualización:
jueves 9 julio 2020 19:18:00 por Webmaster INSP