Comité Municipal de Contingencia COVID-19 (CMCC-19)


Ante la emergencia sanitaria originada por el virus SARSCoV- 2 surgió la necesidad de que la Aacademia de Ciencias de Morelos (ACMor) colaborara con el Ayuntamiento de Cuernavaca, como entidad asesora, dentro del Comité Municipal de Contingencia COVID-19 (CMCC-19), una iniciativa única a nivel nacional con el fin de mitigar la propagación de la COVID-19 entre los habitantes de la ciudad de Cuernavaca.

El 19 de marzo del 2020 se integró el Comité, encabezado por el alcalde capitalino Antonio Villalobos Adán y la Dra. Brenda Valderrama Blanco en su carácter de presidenta de la ACMor. Se integraron como asesores científicos del CMCC19 los Dres. Fidel Alejandro Sánchez Flores y Brenda Valderrama Blanco del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM-Morelos; también participaron la Dra. Ana Isabel Burguete García y el Mtro. Emanuel Orozco Núñez, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Este equipo de trabajo elaboró un reporte técnico que señalaba a Cuernavaca como un sitio de alta vulnerabilidad al contagio masivo de COVID-19 por su alta densidad poblacional (1,894 habitantes/km2). A esto se suma su alta movilidad pues diariamente se trasladan 12 mil personas a la ciudad de México por cuestiones de estudio o trabajo. Otro factor importante a considerar es el número de visitantes que recibe la ciudad y que en épocas vacacionales llega a duplicar a su población (disponible en: https://bit.ly/3kEdWOV)

Esta relación institucional permitió también definir rápidamente estrategias puntuales de comunicación de mensajes e infografías en redes sociales, a través del micrositio en internet (www.cuernavaca.gob.mx/coronavirus/) y en las calles a través del uso de altoparlantes, realizado por el servicio de limpieza, por mencionar algunos ejemplos.

Desde el inicio de la contingencia, el CMCC-19 promovió el uso obligatorio de cubrebocas en espacios fuera de los sitios de residencia y en el transporte público, así como extremar medidas de higiene y de sana distancia.

Uno de los temas más discutidos en el consejo fue la necesidad de no afectar la línea de suministro de alimentos, por lo que se emitieron lineamientos para su operación bajo las más estrictas medidas sanitarias, en beneficio de comerciantes, proveedores y consumidores. Se permitió el funcionamiento de supermercados, mercados municipales y tianguis, así como de los restaurantes y otros establecimientos de preparación de alimentos, sólo para llevar.

Los investigadores de la ACMor junto con estudiantes de posgrado conformaron un grupo asesor para ayudantes y delegados municipales, con la finalidad de transmitir información acreditada para la toma de decisiones.

Por otro lado, el CMCC-19 detectó la dispersión de los casos de COVID-19 activos en Cuernavaca, con información sustentada en las cifras oficiales de la autoridad sanitaria estatal; esto permitió identificar zonas de alto riesgo de contagio dentro de la ciudad, siendo centro de Cuernavaca el principal sitio de contagio.

Otra acción importante por parte del comité científico fue recomendar la realización de operativos para la detección temprana de casos positivos con el fin de evitar la propagación del contagio en las colonias de mayor incidencia. Gracias a esta intervención se lograron identificar docenas de casos no reportados a quienes se les brindó la información y el acompañamiento apropiados.

El brazo científico del CMCC-19 desarrolló un programa de reactivación basado en criterios epidemiológicos con la finalidad de orientar la apertura ordenada y gradual de las diferentes actividades y giros económicos, usando como parámetro clave el riesgo de contagio.

La participación de expertos en el comité contribuyó a la emisión de directivas y recomendaciones generales que en ocasiones se anticiparon a las acciones federales y estatales; siempre con el compromiso de salvaguardar la salud y la vida de las personas, así como las actividades esenciales del municipio.

El conjunto de la interacción academia-gobierno-medios de comunicación en Cuernavaca contribuyó a que la población incrementará su confianza en las indicaciones y consideraciones que atienden a los datos de la investigación científica. Con esto se logró una reducción en la incidencia de casos en Cuernavaca (del 38 al 24%, con respecto al nivel estatal), así como la tasa de letalidad en cuatro puntos porcentuales por debajo de la reportada para el estado.

Todo esto posiciona a la ACMor como una instancia de interlocución social legítima, con vocación y capacidad de servicio y amplia credibilidad. Finalmente, el 23 de junio de 2020 se dio por concluida la colaboración de la ACMOR en una última sesión de trabajo; a partir de entonces la responsabilidad y operación del CMCC-19 quedaron a cargo exclusivo del gobierno municipal. Y los investigadores continuan como asesores externos.


Redacción  CENIDSP


Adaptado de: Valderrama-Blanco MB, Sánchez-Flores FA, Burguete-García AI, Orozco-Núeñez E. La colaboración Academia-Gobierno como un elemento importante para la atención de la pandemia de COVID-19 en Cuernavaca. Biotecnología en movimiento. 2020; p. 18-22.

Última actualización:
lunes 21 septiembre 2020 11:11:56 por Webmaster INSP