Hablemos de demencia


La demencia es un nombre colectivo para los síndromes cerebrales degenerativos progresivos que afectan la memoria, el pensamiento, el comportamiento y las emociones. La enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular son los tipos más comunes de demencia, juntos responsables de hasta el 90% de los casos de demencia1. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida de memoria
  • Dificultad para encontrar las palabras correctas o entender lo que la gente dice
  • Dificultad para realizar tareas previamente rutinarias
  • Cambios de personalidad y de humor

Septiembre es el Mes Mundial del Alzheimer y reúne a líderes de opinión, personas con demencia, sus cuidadores y familiares, profesionales médicos, investigadores y medios de comunicación de todo el mundo, siendo el 21 de septiembre, Día Mundial del Alzhaimer, el más importante.2

Tener un mes y un día de concientización coordinados a nivel mundial envía un mensaje contundente a los gobiernos y a los responsables de la formulación de políticas, alertándolos del hecho de que la demencia es un problema de salud grave que tendrá serias implicaciones en los servicios y sistemas de salud de todo el mundo a medida que la población mundial envejezca.2

México se está convirtiendo en un país con más personas mayores que infantes menores de 5 años. Se prevé que para el año 2050, la proporción de las y los menores de 15 años en la población total disminuirá de 30.0% a 17.4%. De este modo, el incremento en la población de personas adultas mayores iría en aumento con la utilización de los servicios de salud destinados a la atención de enfermedades propias del envejecimiento como las demencias.3

Estudios en nuestro país revelan que aproximadamente el 7.5% de los adultos mayores tienen enfermedad de Alzheimer.3

Aunque la edad es el principal factor de riesgo de demencia, la enfermedad no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Además, la demencia no afecta exclusivamente a personas mayores. La demencia de inicio temprano (aparición de los síntomas antes de los 65 años) representa hasta un 9% de los casos.4

Se han identificado diversos factores que pueden reducir el riesgo de padecer demencia:4

  • Hacer ejercicio con regularidad
  • No fumar
  • Evitar el uso nocivo del alcohol
  • Mantener un peso adecuado
  • Seguir una alimentación saludable
  • Mantener la presión arterial y concentraciones sanguíneas de colesterol y glucosa en niveles adecuados.

Algunos factores de riesgo potencialmente modificables son la depresión, el bajo nivel educativo, el aislamiento social y la inactividad cognitiva.4



Redacción  CENIDSP




Fuentes

Última actualización:
lunes 21 septiembre 2020 09:13:54 por Webmaster INSP