Desventajas de la obesidad, la diabetes y la hipertensión ante la COVID-19


La epidemia por el nuevo coronavirus representa una amenaza crítica para la salud pública de México y el mundo. Se ha reportado que las personas mayores de 60 años y con comorbilidades, como obesidad, diabetes o hipertensión, tienen mayor riesgo de presentar complicaciones graves por COVID-19.

Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, en coloaboración con la Secretaría de Salud, se dieron a la tarea de evaluar la relación entre estas enfermedades y la posibilidad de desarrollar un cuadro severo ante la infección por el virus SARS-CoV-2 en la población mexicana.

Para esta investigación, se utilizó la información disponible en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiología sobre los casos positivos para COVID-19. Los pacientes fueron clasificados en enfermedad respiratoria grave y leve según los resultados de un examen clínico y sus síntomas. Los pacientes que solo tenían síntomas como tos, expectoración y otros síntomas del tracto respiratorio superior se clasificaron como no graves. Los tipos graves de enfermedad respiratoria al ingreso se definieron por la presencia de neumonía y otras fallas orgánicas que requieren monitoreo y tratamiento en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

De acuerdo con el estudio publicado en la revista Obesity, el 17.4% de los mexicanos con COVID-19 tenía obesidad, el 14.5% diabetes, el 18.9% hipertensión y el 2.8% tenía enfermedad cardiovascular, más que en las personas con pruebas negativas para la infección. Además, una mayor proporción de pacientes con obesidad requirió apoyo en la UCI y ventilación mecánica asistida.

Los resultados del estudio muestran que las personas con obesidad, diabetes y/o hipertensión tuvieron casi 2 veces más posibilidades de desarrollar COVID-19 severo al ingreso hospitalario, comparados con aquellos libres de estas comorbilidades.

Aunque los mecanismos exactos por los cuales la obesidad aumenta la gravedad de la COVID-19 no se han descrito claramente, existen múltiples mecanismos que pueden participar, como la fisiología respiratoria afectada, alteraciones inflamatorias y la respuesta inmune deteriorada a infecciones virales o bacterianas, como en la influenza A.

Esta pandemia nos ha demostrado que el esfuerzo por combatir y prevenir la obesidad debe ser mayor a fin de reducir la carga de enfermedades crónicas y los resultados adversos de epidemias virales.

Si bien, se requieren estudios que evalúen los mecanismos asociados con una mayor gravedad de COVID-19 en pacientes con obesidad, este estudio aporta evidencia que ayudará al sector salud a dirigirse mejor a las poblaciones vulnerables y a evaluar el riesgo de deterioro, así como implementar estrategias de prevención para estos pacientes.

Artículo original:

The association between obesity, type 2 diabetes, and hypertension with severe COVID‐19 on admission among Mexicans.




Redacción  CENIDSP



Última actualización:
jueves 9 julio 2020 19:18:00 por Webmaster INSP