Efectos en salud de un impuesto al refresco


Seminario Institucional “Generación de Evidencia para la formulación de políticas públicas de obesidad: el caso del impuesto a los refrescos”

Seminario INSPEl pasado 26 de junio, investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) presentaron los resultados más recientes sobre las estimaciones de los posibles efectos de un impuesto al refresco bajo tres diferentes escenarios: un aumento 10, 20 y 30 por ciento. Sin embargo,  el impuesto de 20% es el monto que se considera tendría un efecto importante y es el porcentaje recomendado de acuerdo a la literatura.

Bajo un enfoque multidisciplinario, el Seminario Institucional “Generación de Evidencia para la formulación de políticas públicas de obesidad: el caso del impuesto a los refrescos”, reunió a expertos de diferentes centros de investigación del INSP y de la Universidad de Michigan para exponer  los resultados de investigación  más recientes en la materia, destacando los beneficios para la salud pública que podrían desprenderse del gravamen a los refrescos.

Se ha concluido que un impuesto de 20% al precio de los refrescos induciría una reducción de 25.8% en su consumo, es decir, el consumo promedio por persona al día disminuiría de 284 ml a 214 ml. Por otra parte, la población que consume grandes cantidades de refresco (en promedio 882 ml al día) disminuiría a 651 ml. Además, se estima que el efecto de la disminución en el consumo de refrescos a lo largo de 10 años, será la disminución de la prevalencia de obesidad en un 7% y del sobrepeso en 5%. En cuanto a los efectos en diabetes, las estimaciones indican que con un impuesto del 20%, para el año 2050 se evitarían 2 316 000 casos de diabetes en el país.

Durante el seminario, tanto el director del INSP, Dr. Mauricio Hernández, como el director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) de esta institución, comentaron que en caso de que el gobierno federal implementara algún tipo de impuesto al refresco, los efectos recaudatorios serían un mecanismo idóneo para fortalecer e implementar programas que promuevan y aseguren el abastecimiento de agua potable en todo el país.

Detalle de la participación por ponente

Seminario INSPLa maestra Mishel Unar, colaboradora del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas y estudiante del Doctorado en Ciencias en Nutrición Poblacional del INSP, explicó durante su participación que el equipo ha desarrollado modelos matemáticos para estimar la elasticidad precio de la demanda en el consumo de refrescos, es decir, cuánto podría disminuir la ingesta de dichas bebidas aplicando un aumento de precio del 10%, 20% y 30%.

Según lo explicó la Mtra. Unar, para las estimaciones se utilizaron datos de las rondas 2002 y 2005 de la Encuesta Nacional sobre Niveles de Vida de los Hogares (ENNViH) y de las rondas 2006, 2008 y 2010 de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH). Las estimaciones con datos de la ENNViH mostraron que si el precio de los refrescos se incrementara con un impuesto del 10%, la demanda bajaría en 12.9%, mientras que un impuesto del 20% y del 30% inducirían una reducción en el consumo de 25.8% y 38.7%, respectivamente.
Descarga la presentación aquí

Por su parte, el doctor Tonatiuh Barrientos, adscrito al Centro de Investigación en Salud Poblacional del INSP, presentó los resultados de un modelo matemático desarrollado conjuntamente con el ITAM y la UNAM para realizar estimaciones de cambio en el peso (sobrepeso y obesidad) si se implementara un impuesto al refresco. Para dicho estudio se utilizaron datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 y las estimaciones de elasticidad precio presentadas por la Mtra. Mishel Unar.

Tonatiuh BarrientosAlgunos de los resultados mostrados por el Dr. Barrientos revelaron que, en la población general, un impuesto del 30% en el precio de los refrescos disminuiría el consumo promedio por persona de 289 ml a 176 ml y a lo largo de diez años podría observarse una disminución en la prevalencia de obesidad del 8% y de sobrepeso del 9%; un impuesto del 20% reduciría a 214 ml el consumo promedio de refrescos y repercutiría en una disminución del 7% en la prevalencia de obesidad y un 5% en la prevalencia de sobrepeso; mientras que con el impuesto del 10% la ingesta promedio de estas bebidas sería de 252 ml diarios y en diez años la prevalencia de obesidad y sobrepeso podrían disminuir cada una en un 3%.

Por otro lado, en el grupo de personas que bebe más de 350 ml al día, los cuales ingieren en promedio 882 ml diarios de refrescos, la repercusión sería mucho mayor, ya que un impuesto del 30% lograría reducir de 882 ml a 535 ml el consumo promedio, logrando en diez años una disminución en la prevalencia de obesidad del 23% y de sobrepeso del 29%; un impuesto del 20% reduciría a 651 ml el consumo promedio de refrescos y repercutiría en un 20% menos en la prevalencia de obesidad y un 18% menos en el sobrepeso; mientras que con el impuesto del 10% la ingesta promedio de estas bebidas sería de 766 ml diarios y en diez años la prevalencia de obesidad y sobrepeso podrían disminuir 8% y 9%, respectivamente.
Descarga la presentación aquí

El doctor Rafael Meza del Departamento de Epidemiología de la Universidad de Michigan realizó una reconstrucción de la incidencia de diabetes en México a partir de los datos obtenidos de la Encuesta Nacional de Nutrición del 2000 y de las rondas 2006 y 2012 de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud. De acuerdo con sus datos, actualmente en México la prevalencia de diabetes autorreportada en mayores de 20 años se estima en 8.9%, excluyendo a las personas que  aún no han sido diagnosticadas. De continuar con las tendencias actuales, para el año 2050 la prevalencia de diabetes alcanzaría el 17%. Sin embargo, esta prevalencia podría disminuir si se implementaran impuestos a los refrescos. Con un impuesto de 30% la prevalencia disminuiría a 14.7%, con un impuesto de 20% disminuiría a 15.5% y con un impuesto de 10% disminuiría a 16.2%. Bajo este mismo modelo, con un impuesto del 30%, podrían prevenirse 3 500 000 casos de diabetes, 2 316 000 con un impuesto del 20% y 1 150 000 con un impuesto del 10%.
Descarga la presentación aquí

 

 

 
Última actualización:
miércoles 26 agosto 2020 16:46:58 por Webmaster INSP