El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud
  • El fracaso mundial al intentar abatir la epidemia de obesidad demanda una nueva forma de pensar el problema, aseguran los expertos

Cuernavaca, Mor. (Febrero 18, 2015) El progreso en la lucha contra la obesidad a nivel mundial es “inaceptablemente lento”, de acuerdo con lo expuesto en los seis artículos que conforman la nueva Serie sobre obesidad publicada en la revista The Lancet este día.

De acuerdo con la Serie, hacia el 2010 tan solo uno de cada cuatro países había implementado políticas públicas para promover una alimentación saludable. En todo el mundo las tasas de obesidad infantil se incrementaron dramáticamente en menos de una generación, y si bien en algunos países estas tasas han comenzado a estabilizarse, ninguna nación cuenta con datos sobre una disminución de las tasas de obesidad entre su población.

Por otro lado, la industria alimentaria tiene un interés especial en la población infantil, ya que una exposición repetida a bebidas endulzadas y alimentos altamente procesados durante esta etapa crea preferencias de sabor, lealtad a la marca, y otros “beneficios” para la industria. No obstante, pocos países han desarrollado políticas o implementado las recomendaciones internacionales para proteger a los niños de los daños a la salud causados por la obesidad.

Las estimaciones presentadas en la serie de The Lancet sugieren que el consumo de calorías ha aumentado considerablemente en niños, en parte asociado al interés que la industria de los alimentos tiene en ellos. En Estados Unidos, por ejemplo, los niños consumen en promedio 200 kcal más al día de lo que hacían en la década de los 70, lo que representa un negocio de 20 mil millones de dólares para la industria alimentaria.

Por otra parte, los colaboradores de la Serie apuntan a la importancia de reformular la posición que se tiene frente a la epidemia de obesidad para lograr detenerla y revertirla, ya que en términos generales, el avance ha sido poco. En este sentido, deben reconocerse las responsabilidades sobre la salud tanto del individuo como de los ambientes alimentarios, influenciados éstos por determinantes biológicos, psicológicos, sociales y económicos. Asimismo, señalan la necesidad de romper el “círculo vicioso” de la oferta y la demanda de alimentos poco saludables a través de la implementación de políticas gubernamentales “inteligentes”, en un esfuerzo conjunto con la industria y la sociedad. Dichas políticas deberán propiciar un ambiente saludable; una mejor disponibilidad, precio y estándares nutricionales; una regulación más estricta de la publicidad que influya en la elección de alimentos y bebidas y otras medidas como impuestos sobre productos no saludables, etc.

Sin embargo, la responsabilidad de reducir la prevalencia de la obesidad va mucho más allá de los gobiernos, dicen los autores de la serie, y hacen un llamado a los profesionales de la salud pública y a la sociedad: recomiendan la acción civil como clave para apoyar las políticas contra la obesidad e insisten en que debe mejorarse la capacitación de los profesionales de la salud, particularmente frente a los prejuicios acerca de los pacientes con obesidad.

La Serie sobre Obesidad puede consultarse en el sitio web de la revista The Lancet, en el siguiente enlace: www.thelancet.com/series/obesity-2015

Por su parte, el Dr. Juan Rivera Dommarco, director adjunto del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, participó como coautor del artículo “Mobilisation of public support for policy actions to prevent obesity”, en el que los expertos muestran la importancia y el papel que tienen diversos actores sociales, incluyendo la sociedad civil, en la demanda de políticas públicas para la prevención de la obesidad. La reseña en español está disponible aquí.

Comentarios   

-1 # Alejandra Sánchez 04-03-2015 23:19
La problemática de Salud que se vive actualmente, tiene que ver mucho con las desigualdades que existen, por una parte pocos Ricos y muchos pobres, disminuir brechas para mejorar el poder adquisitivo de las familias, mejoraría la adquisición de alimentos con calidad; además de que las políticas deben regular aspectos como consumo de alimentos menos procesados, ya que actualmente eso es lo que está causando el problema de la pandemía de obesidad y Diabetes. Si los gobiernos fomentan y regulan la comercializació n de alimentos menos procesados, se mejorará la Salud de la población, por lo tanto habrá más población económicamente activa y el País crecerá.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000