Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña.
El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

Investigadores del INSP publican resultados sobre las estimaciones de potenciales cambios en el consumo de bebidas azucaradas y refrescos ante incrementos en sus precios

El artículo “Price elasticity of the demand for sugar sweetened beverages and soft drinks in Mexico”, publicado en Economics and Human Biology por un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública encabezado por la Dra. Arantxa Colchero, presenta los resultados de modelos económicos que permiten estimar cómo cambia el consumo de refrescos y bebidas azucaradas con cambios en sus precios.

Las estimaciones hechas por Colchero y colaboradores muestran una elasticidad precio de la demanda de –1.06 para los refrescos y de –1.16 para las demás bebidas azucaradas; en otras palabras, un aumento del 10% en los precios de estas bebidas se asocia con una reducción en el consumo del 10.6% para refrescos y 11,6% para las bebidas azucaradas. Entre los resultados también destaca que un incremento en el precio de los refrescos se asocia con un mayor consumo de agua, leche, bocadillos y azúcar, así como una disminución en el consumo bebidas azucaradas como jugos de fruta, bebidas con jugo, aguas saborizadas y bebidas energéticas. Llama la atención que las elasticidades más altas se encontraron entre las familias que viven en las zonas rurales, con mayor índice de marginación y con menores ingresos.

Para realizar el análisis los autores desarrollaron un sistema de demanda lineal de alimentos y bebidas con alta densidad energética, dividido en 8 categorías: 1) refrescos (incluidos de dieta y bajos en calorías), 2) otras bebidas azucaradas (jugos de fruta, bebidas con jugo, aguas saborizadas y bebidas energéticas), 3) agua embotellada (natural y mineral), 4) leche, 5) dulces, 6) botanas, 7) azúcar, 8) botanas tradicionales mexicanas. Además, de las rondas 2006, 2008 y 2010 de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), obtuvieron datos sociodemográficos e ingresos de los hogares, el gasto y precio de los diferentes tipos de bebidas consumidas, etc. Con estos datos se calcularon las elasticidades propias y cruzadas de precios para los refrescos y las otras bebidas azucaradas y estos modelos se estratificaron por nivel de ingreso y por el índice de marginación municipal.

Los resultados de esta investigación permiten valorar la factibilidad de poner impuestos a bebidas azucaradas al estudiar la potencial respuesta en consumo de los hogares ante cambios en los precios.

Consulta el artículo “Price elasticity of the demand for sugar sweetened beverages and soft drinks in Mexico” a continuación:

Para poder visualizar la información es necesario tener instalado Adobe Reader

Escribir un comentario



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000