Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña.
El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

En diversos medios de comunicación, algunos organismos y columnistas han concluido erróneamente que el impuesto a bebidas azucaradas no redujo las compras de estos productos en 2015 y 2016, como sucedió en 2014. Esta conclusión la sustentan en comparaciones de datos agregados directos (crudos) de ventas, es decir, no consideran factores que influyen en las compras y el consumo de estas bebidas de manera independiente de los efectos del impuesto, y que cambian de un período a otro. En esta nota presentamos un análisis para mostrar la tendencia que hubieran tenido las ventas de bebidas azucaradas si el impuesto no se hubiera implementado y cómo se compara con lo observado después de la implementación del impuesto.

De acuerdo con datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, en México se han vendido en promedio al mes 13.6 litros de bebidas saborizadas por persona (refrescos de cola, de sabores y bebidas deportivas),(1) en el período comprendido entre enero de 2007 y junio de 2016.

La siguiente figura muestra la tendencia en el comportamiento observado de las ventas mensuales por persona (línea negra) entre enero del 2007 y junio del 2016. Entre 2007 y 2010 se observa un nivel relativamente estable en las ventas por persona. A partir de 2010 las ventas comenzaron a elevarse de forma sostenida hasta 2013. Desde entonces, se observa una reducción que se acentuó en 2014, cuando entró en vigor el impuesto a bebidas azucaradas de 1 peso por litro (línea verde vertical).

La figura muestra además dos escenarios derivados de un modelo estadístico. En el primero se observa que si el impuesto a las bebidas saborizadas no se hubiera implementado, las ventas por persona habrían seguido creciendo como en el período anterior (línea roja). La línea azul muestra la tendencia de las ventas por persona en presencia del impuesto, pronosticado por el modelo. De acuerdo a este modelo, las ventas de bebidas saborizadas fueron menores que lo que se hubiera esperado si no hubiera habido un impuesto (se encontró una reducción de 6% en las ventas de estas bebidas en 2014, 8% en 2015 y 11.1% entre enero y junio del 2016 comparando con el período anterior al impuesto (2007-2013).

En resumen, la implementación del impuesto está asociada con una reducción en las ventas de bebidas saborizadas por persona en México.

161018 eppo


REFERENCIAS

  1. De acuerdo con la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, reportada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Disponible en
    http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/encuestas/establecimientos/secundario/emim/

Comentarios   

0 # Armando Ulloa García 20-10-2016 09:40
Excelente información. Sin embargo, sería más interesante analizar, como esta reducción de ventas mensuales de bebidas saborizantes han contribuido a la prevención de obesidad y/o diabetes?.

Hace días estuve en una conferencia sobre la genética de la diabetes, y el ponente ofrecía las cifras de y diabetes en México (los cuales siguen siendo alarmantes). Al término de la ponencia, solicite la palabra en donde hacia yo referencia sobre la iniciativa gubernamental de gravar las bebidas azucaradas, y daba nota también de que parece ser que ahora mismo somos mas consumidores que antes, dado de que la industria de estos productos ya elaboran y sacan al mercado bebidas y comida chatarra en presentación mas pequeña y por lo tanto más baratos, ante ello la población encuentra estos productos más accesibles dando como resultado un mayor consumo.
Por su amable atención muchas gracias
Dr. Armando Ulloa.
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # Web Master INSP 26-10-2016 11:43
El principal objetivo del impuesto a bebidas azucaradas es desincentivar el consumo de éstas, puesto que existe una amplia evidencia de que el consumo de bebidas azucaradas es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar sobrepeso, obesidad y diabetes(1). A pesar de las estrategias de la industria, como las que usted menciona, se ha encontrado una reducción en el consumo por persona de 6% en 2014, 8% en 2015(2) y 11.1% en el primer semestre de 2016. Sin embargo, no es posible esperar que la reducción observada en consumo se vea reflejada inmediatamente en cambios en obesidad y diabetes, sino en un horizonte temporal más amplio.
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # Web Master INSP 26-10-2016 11:44
Continuación...

Este es un argumento adicional para ratificar y fortalecer la política fiscal aplicada a las bebidas azucaradas, puesto que la literatura internacional sugiere incrementos en precios de estos productos de al menos 20% para observar reducciones significativas en obesidad (3). No obstante, es necesario tener en mente que la política fiscal debe ser parte de un conjunto integral de medidas para combatir el sobrepeso y la obesidad.
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # Web Master INSP 26-10-2016 11:44
Referencias:

1) Te-Morenga L, Mallard S, Mann J. Dietary sugars and body weight: systematic review and meta-analyses of randomised controlled trials and cohort studies. BMJ, 2013; 346 doi: http://dx.doi.org/10.1136/bmj.e7492
2) Colchero MA, Guerrero-López CM, Molina M, Rivera JA. Beverages sales in Mexico before and after implementation of a sugar sweetened beverage tax. PLoS ONE, 2016; 11(9): e0163463. doi:10.1371/journal.pone.0163463
3) Powell L, Chaloupka FJ. Food prices and obesity: evidence and policy implications for taxes and subsidies. Milbank Quarterly, 2009; 87 (1): 229-257.
Responder | Responder con una citación | Citar
+1 # Hector Najera 20-10-2016 12:32
Hay una serie de particularidade s en el texto y en la gráfica que reducen la credibilidad del pronóstico y de sus conclusiones.
a) El análisis afirma que: "A partir de 2010 las ventas comenzaron a elevarse de forma sostenida hasta 2013". El máximo ocurre a mediados de 2011. De principios de 2012 a finales de 2013 (pre-impuesto) la tasa de crecimiento parece ser negativa. Pre-impuesto ya hay una tendencia a la baja.
b) El ajuste del pronóstico es bastante pobre. A principios de 2012 hay una tendencia divergente. Un buen pronóstico debería ajustar correctamente los datos observados, i.e. hasta finales de 2013. Este pronóstico no ajusta el cambio de pendiente en 2012. (¿Qué tipo de modelo usaron y qué variables consideraron?) Al considerar el cambio de pendiente, el resultado es el incremento desproporcionad o después de 2014.
El pronóstico no permite ni refutar a quienes niegan el efecto ni validar a quienes sostienen que hubo un cambio significativo a la baja.
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # Web Master INSP 26-10-2016 11:46
Se modelaron las ventas per cápita ajustando por el Índice Global de Actividad Económica, temperatura ambiental promedio mensual (presenta una correlación de 73%) y trimestre del año, para tener en cuenta la estacionalidad diferente al clima y se incluyó una variable dicotómica que vale 0 en el período 2007-2013 y 1 a partir de 2014 para evaluar las ventas en el período de vigencia del impuesto. El estadístico R2 ajustado es de 0.74 lo que muestra que el pronóstico es bueno. En la imagen de esta nota informativa se presentan las series filtradas a través del procedimiento Hodrick-Prescot t para mostrar las tendencias de mediano plazo, pues la variación estacional puede dificultar su interpretación. La serie pronosticada de las ventas suponiendo que no se hubiera implementado el impuesto a bebidas azucaradas considera también la tendencia previa.
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # Web Master INSP 26-10-2016 11:47
El mensaje principal de esta nota es que en el período de vigencia del impuesto hubo una reducción estadísticament e significativa en las ventas per cápita de 6% en 2014, 8% en 2015 (1) y 11.1% en el primer semestre de 2016, en comparación con el período anterior a la implementación.

1) Colchero MA, Guerrero-López CM, Molina M, Rivera JA. Beverages sales in Mexico before and after implementation of a sugar sweetened beverage tax. PLoS ONE, 2016; 11(9): e0163463. doi:10.1371/jou rnal.pone.01634 63
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000