Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña.
El Instituto Nacional de Salud Pública...... es referencia obligada para diseñar y evaluar políticas públicas en salud

En 2016, investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, publicaron un artículo en la revista PLoS One (http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0163463) en el que mostraron que a dos años de implementación del impuesto a bebidas azucaradas (2014-2015), las ventas per cápita de estos productos se habían reducido 7.3% comparado con el período sin impuesto de 2007-2013. El estudio se basó en un análisis de datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera. Estos análisis toman en consideración cambios en población, estacionalidad y crecimiento económico, factores que se asocian con la demanda de bebidas.

Los resultados del estudio fueron muy similares a un estudio posterior que se publicó en la revista Health Affairs (http://content.healthaffairs.org/content/36/3/564.long), que mostró para ese mismo período una reducción en las compras de bebidas azucaradas en los hogares de 7.6%. Ambos estudios revelaron que la reducción fue mayor en el segundo año de implementación del impuesto.

Usando los mismos datos de ventas de bebidas del estudio publicado en PLoS One, análisis preliminares muestran que en 2016 la reducción en ventas per cápita alcanzó 10% y para la primera mitad del 2017 las ventas se redujeron 13%, en comparación con el período anterior al impuesto (2007-2013). A tres años y medio de implementación del impuesto (2014-2017), las ventas per cápita de bebidas azucaradas se redujeron en promedio 8.3% comparado con el período previo al impuesto.

Esta reducción sostenida en el consumo de bebidas azucaradas en México a partir del 2014 amerita una reconsideración en el diseño de la política fiscal. Mayores beneficios se obtendrían si el impuesto a bebidas azucaradas aumentara a 2 pesos/litro al menos, si se ajustara a la inflación cada año y si el gobierno destinara recursos específicos para proveer agua potable en zonas vulnerables y para la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas.

Escribir un comentario



Políticas de Privacidad | Comentarios sobre este Sitio Web
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA, MÉXICO - DERECHOS RESERVADOS © 2017
Universidad No. 655 Colonia Santa María Ahuacatitlán, Cerrada Los Pinos y Caminera C.P. 62100, Cuernavaca, Morelos. México   Tel. (777) 329 3000